Log in

Cafeína: valiosa o perjudicial?

La cafeína es una sustancia presente en numerosos elementos de la dieta diaria, y sus efectos estimulantes, pueden resultar positivos y otros negativos, pero lo cierto es que estamos hablando de una sustancia que se consume por millones de seres en todo el mundo, día a día, y en cantidades y formas muy variadas.

 

Como cualquier droga, su consumo excesivo puede producir dependencia, aunque con un síndrome de abstinencia mucho más benigno que en otros casos. Sus síntomas son dolor de cabeza, irritabilidad y somnolencia.

 

Se comporta como un estimulante del sistema nervioso central, ayudando a la memoria, facilitando la asociación de ideas y mejorando la percepción sensorial. Su poder estimulante ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.

 

La cafeína, en dosis adcuadas, permite incrementar la atención y facilita el proceso bioquímico que se desarrolla durante la formación de la memoria en el cerebro.

 

La encontramos en semillas como el café, el cacao, el guaraná o en hojas como la yerba mate o el té.

 

Otros de sus efectos pueden ser peligrosos. Aumenta la tensión arterial, promueve la formación de orina e incrementa la actividad cardiopulmonar.

 

A dosis altas produce excesiva excitación, ansiedad e insomnio, temblor, hiperestesia  e hiporreflexia. También estimula la secreción de ácido gástrico, lo que origina con frecuencia intolerancia gástrica. No es recomendable combinar el uso de bebidas con cafeína, con medicamentos ulcerogénos, como las aspirinas.

 

Su uso es considerado como dopping en el deporte porque mejora el rendimiento físico y la máxima concentración sanguínea de cafeína se alcanza de 30 a 45 minutos de su ingesta. Como se encuentra en numerosos preparados antigripales en asociación con otros fármacos, muchos de éstos están prohibidos también en circunstancias de competición deportiva.

 

El uso de ciertos medicamentos con fines estimulantes puede tener, en realidad, el efecto contrario a largo plazo, porque la cafeína acelera el gasto de recursos metabólicos.

 

Se investiga desde hace años los cambios que la cafeína produce en las estructuras de las células cerebrales. Se ha teorizado que las espinas dendríticas, que se extienden desde el cuerpo central a las neuronas, almacenan calcio que puede ser expulsado al espacio intercelular bajo exposición a la cafeína. Se cree que dichos depósitos de calcio juegan un papel regulador en la transmisión de señales en el cerebro. Al parecer, la liberación del calcio inducida por la cafeína provoca una rápida y significativa multiplicación de las espinas dendríticas existentes en el hipocampo, una región clave del cerebro para el aprendizaje y la memoria.

 

Algunos científicos consideran que es un estimulante capaz de producir adicción muy difícil de vencer, y por tanto debe ser catalogada como una droga. Otros estudiosos han llegado a la conclusión de que la cafeína, consumida moderadamente, es inofensiva y hasta beneficiosa para el organismo humano, ya que estimula muchas de sus funciones vitales.

 

Como la mayoría de los elementos de la dieta, la cafeína y los productos que la contienen deben ser utilizados de manera racional y sin excesos.

 

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.