Log in

Consejos prácticos para combatir el insomnio

El sueño es absolutamente necesario para mantener un perfecto equilibrio físico y psíquico, y poder enfrentar cada nuevo día.  El cuerpo se recupera mediante el sueño, durante el descanso es cuando a nivel celular comienza el trabajo de mantenimiento. Un buen sueño es sinónimo de salud, belleza, vitalidad física y sexual, claridad mental y buena disposición para emprender nuevos proyectos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 40% de la población mundial sufre algún tipo de trastorno del sueño.

Los médicos afirman que existen más de 80 enfermedades vinculadas con los trastornos del sueño. Se pueden agrupar en tres grandes tipos: insomnio, sueño durante el día y conductas anómalas durante la noche.

En lo que respecta al insomnio, el más habitual es el que padecen las personas que no pueden relajarse y que tienen un nivel alto de estrés.

Los expertos coinciden en que la dificultad para concentrarse en el trabajo, la excesiva irritabilidad y la somnolencia constante, prolongadas durante cierto tiempo, son síntomas de alarma. Si persisten, estos problemas se pueden agravar y afectar la presión arterial, el sistema inmunológico y el metabólico.

En 1959 Peter Tripp, un locutor de Nueva York, realizó una experiencia según la que intentaría mantenerse despierto todo el tiempo posible. Luego de cuatro noches sin dormir comenzó a tener problemas para recordar el alfabeto, luego comenzaron las alucinaciones, llegando a ver sus zapatos cubiertos por telarañas, sabandijas sobre su mesa de trabajo y hasta un inexistente conejo en una esquina de la habitación. La concentración mental se afectó volviéndose paranoide y cayó en la creencia que sus compañeros de trabajo al igual que los médicos y enfermeras que vigilaban su estado de salud conspiraban en busca de infringirle algún daño. Más interesante aún resulta que, a pesar de todo, cada noche Tripp lograba deshacerse durante tres horas de su paranoia, falta de concentración y alucinaciones, para transmitir su programa radial. Tripp daba la hora, leía comerciales, conversaba con el público y daba el informe del tiempo de forma aparentemente normal. A pesar de que, como hemos visto, en su conducta diaria Tripp daba señales de un serio disturbio mental, de alguna manera lograba en ciertos momentos la claridad necesaria para cumplir con su deber. Un momento antes de la transmisión del último programa que hizo durante ese lapso experimental Tripp sufrió un ataque de pánico. Creía que el médico venía con intención de enterrarlo vivo y comenzó a gritar y agredir a todo el que se encontrara en su camino. Sin embargo llegada la hora de su programa volvió a la calma y logró hacer su transmisión diaria sin que ninguno de los que lo escuchaban pudiera sospechar la condición en que se encontraba. Luego de ese programa Tripp abandonó su maratón y finalmente se retiró a dormir.

Cuando no dormimos lo necesario, nuestra mente se afecta y aún cuando parece que seguimos funcionando, cada vez nos cuesta más trabajo.

Consejos prácticos que le ayudarán a combatir el insomnio:

✔ Procure acostarse y levantarse siempre a la misma hora. El hábito le ayudará a dormir. 

✔ No se acueste ni intente dormir hasta que no tenga sueño.

✔ No duerma durante el día. Por la mañana limite el tiempo de permanencia en la cama si no duerme. No utilice su dormitorio durante el día.

✔ No haga ejercicio justo antes de acostarse.

✔ Tome una exposición adecuada a la luz solar durante el día.

✔ Evite comidas copiosas a la hora de acostarse.

✔ Deje de fumar (al principio el sueño empeora, luego mejorará).

✔ Tome solo cafeína por la mañana y en cantidades limitadas.

✔ No beba alcohol, al menos cuatro horas antes de acostarse. La ingesta excesiva de alcohol aunque produce somnolencia, es causa frecuente de despertares nocturnos.

✔ Acondicione el dormitorio para que sea cómodo, tranquilo, sin filtraciones de luz y ruido, y que tenga una temperatura agradable.

✔ Un baño caliente antes de acostarse le puede ayudar a relajarse.

✔ Distráigase de la forma que prefiera de las preocupaciones del día, al menos 2 horas antes de acostarse.

✔ Al acostarse practique una actividad que le relaje como escuchar música suave, leer un libro sencillo y relajante, etc.

✔ Duerma con prendas cómodas que no le molesten ni aprieten.

✔ Al acostarse procure relajar su cuerpo, y liberar su mente de pensamientos.

✔ Evite discusiones o problemas antes de ir a dormir. No se acueste enojado o malhumorado, trate de resolver lo que le molesta antes.

✔ Si no puede dormirse, no se ponga nervioso, lea un libro o escuche música suave hasta que sienta sueño.

✔ Si toma medicamentos, consúltele a su médico si pueden afectarle el sueño.

El problema de la falta de sueño se ve agudizado como consecuencia de los cambios tecnológicos y en el mundo laboral que hacen que muchas personas trabajen hasta altas horas de la noche o en horarios rotativos. En nuestra era los cambios tecnológicos se están produciendo a un ritmo mucho más acelerado que el de nuestra biología por lo que terminamos haciéndole a nuestro organismo demandas que no está preparado para asumir.

El escritor norteamericano Vince Rause dice, refiriéndose a como durante años fue víctima de un problema de insomnio: "Me levanto adolorido y cansado para pasar el día con la mente nublada. Me toma por lo menos tres intentos el poder marcar un número de larga distancia. Se me olvidan los nombres de las personas. Ingiero bateas de café. Y luzco como el mismo infierno."