Log in

Bebidas isotónicas: ¿beneficiosas o la moda del momento?

  • Published in portada

Nacieron como refrescos sanos, como bebidas que colaboraban en el ejercicio físico, y se han convertido en una moda. Las bebidas isotónicas son bebidas que están compuestas de agua, bajas dosis de sodio, generalmente en forma de bicarbonato sódico, azúcar o glucosa, magnesio, calcio, potasio y otras sales minerales. También suelen contener vitaminas como C y algunas del complejo B. Se llaman isotónicas, debido a que contienen similar concentración de partículas (azúcares y sales minerales, principalmente) que la sangre, lo que favorece su rápida asimilación.

La función original de este tipo de bebidas era la de reponer las sales minerales, vitaminas y energía perdida por la practica de ejercicios, ayudar a contrarrestar la fatiga extrema y la acidificación que supone un deporte de competencia, a la vez que aseguraban que mejoraban el rendimiento deportivo.

Pero, recientemente un macroestudio publicado en la revista médica British Medical Journal y por la televisión pública británica BBC,apunta que no es cierto que mejoran el rendimiento deportivo. Los investigadores encontraron una sorprendente falta de pruebas para sostener que las bebidas isotónicas y los batidos de proteínas ayudan a recuperarse tras el ejercicio físico, y señalan que esa falta de pruebas es la que hace prácticamente imposible a las personas tomar decisiones basadas en información sobre los riesgos y los beneficios de los productos deportivos que se anuncian.

 

Un equipo de la Universidad de Oxford por su parte, analizó 431 de las afirmaciones encontradas en anuncios de 104 productos diferentes de bebidas isotónicas, batidos de proteína y zapatillas deportivas. Si los propios anuncios no remitían a evidencias científicas, los investigadores solicitaban más información a las empresas. El97.3% de los estudios de todas las empresas que pudieron analizar eran inaceptables por algún motivo. Muchos de ellos ni siquiera eran ensayos a ciegas, en los que el consumidor no sabe qué bebida está tomando para evitar el efecto placebo.

La mayor parte de los estudios de las empresas de bebidas isotónicas cuenta con una muestra ínfima de consumidores. La media es ridícula para los estándares de la ciencia: nueve personas. Existe una carencia de estudios científicos rigurosos para sostener los eslóganes publicitarios. 

Muchos expertos coinciden en que este tipo de bebidas pudieran ser útiles para atletas de élite, pero no para personas simplemente aficionadas a practicar ejercicios. Por otro lado, muchas personas las toman aún cuando no realizan ejercicio, con la creencia de que son mucho más saludables que otras opciones como los refrescos, pero en realidad, este tipo de bebida no es para todas las personas.

Los científicos temen también sobre la popularidad de estas bebidas entre los niños, producto de los eslóganes publicitarios falsos, lo cual solo contribuirá a disparar los niveles de obesidad infantil. Por solo poner un ejemplo, las botellas de medio litro de Powerade Ion4, Lucozade Sport y Gatorade Perform contienen 19.6, 17.5 y 30 gramos de azúcar respectivamente, y una cucharadita de azúcar sólo pesa cuatro gramos. La Academia de Pediatras de EEUU recomienda que los niños y adolescentes no consuman este tipo de bebidas.

En una nota aparte, queremos recordar que las grandes empresas de refrescos son un negocio que mueve muchísimo dinero; solo en Estados Unidos unos 1.600 millones de dólares cada año, y que en muchas ocasiones los estudios científicos son financiados por Gatorade, Powerade y Lucozade, y realizados por científicos muchas veces a sueldo de estas empresas y publicados en revistas también financiadas en ocasiones por las mismas compañías. La revista Medicine and Science in Sports and Exercise, del Colegio de Medicina Deportiva de EEUU, por ejemplo, está financiada desde hace años por Gatorade y Powerade. Otras revistas, como el British Journal of Sports Medicine, Nutrition, European Journal of Applied Physiology y el Journal of Sports Sciences tienen en su consejo editorial a científicos pagados por PepsiCo, Coca-Cola o GlaxoSmithKlin.

Aunque tampoco existen pruebas de que tomar bebidas isotónicas supone un riesgo para la salud, hay que estar claros de que realmente no son necesarias para todos, y que suelen contener colorantes, aditivos químicos y azúcar, y calorías que añadimos a nuestro organismo y no gastamos pues no somos deportistas como tales.

 

 

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.