Log in

especial neuro

Recomendaciones para prevenir los errores médicos en los niños

El Instituto de Medicina en su informe del año 1999,  ya calculaba que de 44,000 a 98,000 personas morían en hospitales de Estados Unidos cada año a causa de errores médicos.

Los errores médicos pueden ocurrir en hospitales, centros quirúrgicos para pacientes externos, clínicas, consultorios, farmacias, etc. y pueden estar elacionados con medicamentos, diagnósticos, informes de laboratorio, equipos, cirugías, etc. y ocurren en su mayoría por falta de comunicación entre médicos y pacientes. Los pacientes que no participan en el proceso de toma de decisión, tienen una menor probabilidad de aceptar el tratamiento elegido por el médico y de seguirlo adecuadamente para obtener resultados.

 ¿Cómo podemos proteger a nuestros niños?

  • Participe activamente en el equipo de atención médica de su niño.
  • Asegúrese que todos los médicos de su niño conozcan su peso y todos los medicamentos que está tomando, medicamentos recetados, sin receta y suplementos dietéticos como vitaminas y hierbas.
  • Asegúrese de que el médico conozca las alergias que padece el niño y sus reacciones a los medicamentos.
  • Asegúrese de entender y poder leer la receta que el médico le entregue.
  • Teniendo en cuenta que el 88 por ciento de los errores con medicamentos se debe al uso del medicamento equivocado o a una dosis incorrecta, cuando recoja los medicamentos de su niño en la farmacia, es recomendable que:
    • pregunte siempre si ese es exactamente el medicamento recetado por su doctor y pida información sobre el medicamento de su niño en términos que usted pueda entender: nombre, para que ha sido recetado, dosis basada en su peso, frecuencia y duración del tratamiento, pronóstico de mejoría, efectos secundarios y que hacer si estos ocurren e interacción con otros medicamentos o suplementos que está tomando.
    • pregunte cuáles alimentos y bebidas, así como actividades debe limitar el niño mientras esté tomando el medicamento.
    • si tiene alguna duda acerca de las instrucciones en la etiqueta del medicamento,  busque una respuesta clara,  por ejemplo, pregunte si "cuatro dosis diarias" significa tomar una dosis cada 6 horas durante las 24 horas o sólo durante el día cuando está despierto.
    • pregunte al farmacéutico cuál es el mejor dispositivo para medir las medicinas líquidas y como usarlo. Muchas personas usan cucharas domésticas, las cuales frecuentemente no tienen la medida correcta de una cucharadita de líquido.
    • Pida información por escrito sobre los efectos secundarios. Si su niño sufre efectos secundarios, avísele inmediatamente al médico y al farmacéutico.
    • En cuanto a las hospitalizaciones, elija un hospital en donde se realicen la mayoría de los procedimientos que su hijo requiere. Los estudios indican que los pacientes obtienen mejores resultados cuando son atendidos en hospitales con mucha experiencia en el tratamiento de sus enfermedades. Averigue la cantidad de estos procedimientos que se han realizado en ese hospital. Mientras su niño esté hospitalizado, asegúrese de tener puesto el brazalete de identificación y pregúntele a todo el personal de atención médica que tenga contacto directo con él si se lavó las manos. Un estudio encontró que cuando los pacientes verificaban si el personal médico se había lavado las manos, dichas personas se lavaron las manos más frecuentemente y con más jabón. Infórmese acerca de la afección y el tratamiento de su niño preguntándole al medico, la enfermera y todas las demás fuentes confiable
    • Cuando su hijo esté de alta, pídale al médico un plan detallado del tratamiento a seguir en casa, que incluya tanto medicamentos como actividades.
    • En el caso de las cirugías, asegúrese de que el pediatra y el cirujano estén de acuerdo en los pasos a seguir. Para evitar una cirugía en el lugar equivocado, Realizar una cirugía en el lugar equivocado (por ejemplo, operar la rodilla izquierda en lugar de la derecha),  la American Academy of Orthopaedic Surgeons exhorta a sus miembros a poner sus iniciales directamente en el lugar a operar antes de la cirugía.
    • Asegúrese de que todos los profesionales médicos que participan en la atención de su hijo conozcan toda su información importante; no suponga que todos saben todo lo que tienen que saber; no tenga miedo decirlo.
    • Siempre pregunte para qué se está realizando cada análisis o procedimiento; podría ser que su niño no los necesite. Y pregunte cuándo estarán disponibles los resultados para poderle dar seguimiento y pedir los resultados si no se comunican con usted en el tiempo previsto.
  • Es importante al menos una vez al año, revisar con el médico todos los medicamentos y suplementos que está tomando su hijo.

Las tasas de errores con medicamentos en niños hospitalizados son comparables con las tasas de adultos hospitalizados, según estudio publicado en el Journal of the American Medical Association. La tasa de episodios de reacciones adversas a fármacos es, sin embargo, tres veces más alta en los niños, y todavía mucho más alta en bebés en las unidades neonatales de cuidado intensivo.