Log in

Claves para reducir el riesgo de cáncer de mama

  • Published in portada

 

En el marco del mes de concientizacion sobre la importancia del cáncer de mama, tanto en su diagnóstico, prevención y tratamiento, como así también para recaudar fondos para investigación, te compartimos las siguientes recomendaciones para reducir su riesgo.

Caminar tres horas a la semana, no tomar más de dos o tres copas de vino y controlar el peso con una alimentación rica en frutas y verduras son las tres claves para reducir el riesgo de cáncer de mama, tanto en las mujeres que no lo han sufrido nunca como en quienes lo han superado y temen que reaparezca.

El doctor Antonio González, jefe del Servicio de Oncología Médica del MD Anderson Internacional España,  asegura que con estos sencillos cambios en el estilo de vida, se puede reducir considerablemente las posibilidades de desarrollar esta enfermedad.


"Está demostrado que las pacientes que superan el cáncer de mama y consiguen hacer ejercicio de forma regular reducen a la mitad su riesgo e recaída. Como ejercicio regular entendemos caminar al menos tres o cuatro días a la semana durante unos 40 minutos cada vez, es decir unas tres horas semanales", señala el doctor.

 

Otro de los factores para reducir el riesgo de cáncer es moderar el consumo de alcohol. Las mujeres que han tenido cáncer de mama no deben consumir "más de dos copas o tres de vino a la semana o su equivalente en cantidad de alcohol", ya que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de recaída. Tampoco deben sobrepasar este límite quienes no han tenido cáncer, pues este consumo "incrementa el riesgo".

El tercer consejo es seguir una dieta rica en fruta y verdura para controlar el peso, pues ".... un índice de masa corporal alto se asocia a un mayor riesgo de cáncer de mama y recaídas", asevera.

González dice que otros factores,como el tabaquismo, tener el primer hijo a una edad avanzada o tener pocos hijos, también están asociados a un mayor riesgo de cáncer de mama. También debemos reducir al máximo el nivel de estrés, aunque por ahora la relación del estrés con el cáncer de mama "no está demostrada".