Log in

especial neuro

¿La época veraniega nos vuelve más agresivos?

¿Has notado que estás más susceptible o agresivo en verano? ¿Las personas que te rodean están más alteradas y el ambiente es más estresante que de costumbre? Quizás, el calor puede ser la causa.

El calor, el ruido y la falta de espacio personal potencian los niveles de estrés, ansiedad e ira, provocando un estado susceptible, alterado, estresante e irascible, que a su vez desencadena actitudes violentas y agresivas.

 Diferentes estudios realizados en ciudades estadounidenses, comprobaron que en la misma medida en que aumentan los grados de temperatura, aumentan los disturbios. Otra investigación sugirió que los delitos que implican violencia eran más propensos en la época de verano. Otros estudios demostraron que en esta época, las tareas que requiere concentración, provocan mas estrés de lo normal, resultando en peores resultados y un menor rendimiento académico y laboral.

El ruido es otro factor desencadenante de la agresividad. es el ruido. Si el ruido está dentro de ciertos parámetros de intensidad y lo podemos controlar, logramos adaptarnos a él y tener respuestas más pacíficas, pero cuando es incontrolable e impredecible nos afecta enormemente. El ruido tiene efecto acumulativo, provocando reacciones más emocionales que razonables, donde tiene cabida la irritación y las respuestas agresivas ante la minima provocación.

El hacinamiento, es otro desencadenante de actitudes agresivas. Las investigaciones demuestran que el hacinamiento rompe nuestro equilibrio natural y si la situación no facilita el retorno al espacio personal adecuado para lograr la armonía, las respuestas pueden ser descontroladas. En situaciones con alta densidad de personas o en espacios limitados, el estrés aumenta y las reacciones son más irascibles y violentas. Los hombres se ven más afectados en este caso, que las mujeres.

Si eres de los que el calor y el estrés de la época te afectan, trata de buscar tiempo para escapar de la rutina y relajar tu cuerpo y mente, practica técnicas de relajación y no dejes que estados emocionales de ira y agresividad perturben tu felicidad.