Log in

especial neuro

Bicarbonato y vinagre para el cabello, una moda riesgosa

La frase "no poo", se inclina a una tendencia ecológica que está de moda, pero que no necesariamente es la mejor alternativa, ni la más saludable. "No poo", un juego de palabras, entre shampoo y poo que significa "caca", es una alternativa que apoya el uso de bicarbonato, vinagre, miel, aceites esenciales o el uso exclusivo de agua, en vez de champú tradicional.

Sustituir el champú por bicarbonato y vinagre, con la creencia de que obtendrá un cabello radiante y eliminará los riesgos derivados del de productos manufacturados, es una moda riesgosa.

El champú elimina la grasa producida por las glándulas sebáceas, donde quedan atrapadas las células muertas del cuero cabelludo, la suciedad y los residuos de lacas, gominas, etc. Y esa grasa debe eliminarse no solo por estética, sino porque representa una importante fuente de microorganismos que favorecen las infecciones

Los dermatólogos alertan de que esta alternativa puede provocar infecciones, irritación y deterioro del cabello, por la acumulación de grasa. Si bien en personas con pelo sano no graso y sin problemas en el cuero cabelludo se podrían utilizar alternativas naturales, el uso excesivo del bicarbonato provocará el mismo efecto que el exceso de champú. Además, el bicarbonato tiene un pH más alcalino que el del cuero cabelludo, lo que causa irritación y decoloración, y la acidez del vinagre modifica más el pH del pelo provocando aún más irritación que el bicarbonato.

Para eliminar el riesgo que conlleva el uso de la mayoría de los champús, lo ideal es seleccionar aquellos libres de alcohol, fragancias o conservantes.