Log in

El cerebro es el reflejo de lo que comes

  • Published in portada

El secreto de la juventud cerebral, como en tantos otros campos de la salud humana, también está en la buena alimentación.

Dos recientes estudios así lo confirman. El primero que fué publicado en la revista Neurology, concluyó que quienes seguían una alimentación balanceada tenían un 20% menos de posibilidades de sufrir un deterioro en la memoria y otras funciones cerebrales en los cinco años siguientes. Los participantes con mejores resultados incluían en su dieta frutas y verduras (sobre todo moras y hojas), granos enteros, nueces, aceite de oliva, leguminosas, pollo y pescado, y evitaron la carne roja, quesos, mantequilla, dulces y comida frita.

El segundo estudio fue publicado en Jama Internal Medicine, cuyo principal hallazgo estaba relacionado con la dieta mediterránea, especialmente en como el aceite de oliva y las nueces, preservan la función cognitiva en personas mayores sanas. Los participantes que siguieron la dieta mediterránea reforzada tenían una mejor capacidad cognitiva, los que consumieron frutos secos preservaron mejor la memoria y los que tomaron aceite de oliva ejecutaban sus tareas con mayor rapidez.

La memoria comienza a deteriorarse a los 35 años, al llegar a los 45 años la persona promedio ha perdido el 40% de su memoria a corto plazo. Después de los 55 años las funciones cognitivas e intelectuales tienden a declinar, con diferencias en la memoria a corto plazo y el tiempo en resolver situaciones.

Existe una alta asociación entre la mala nutrición y los problemas cognitivos y deterioros funcionales, así como de los síntomas depresivos. Nuestro cerebro requiere ácidos grasos y sustancias esenciales, que si se encuentran de forma insuficiente van a provocar un mal trabajo del mismo. Los expertos recomiendan incorporar la dieta mediterránea, aumentando las proteínas blancas y leguminosas, y reduciendo el consumo de harinas. Además de una dieta saludable, es recomendable hacer alguna actividad física, dormir bien y vivir en un entorno agradable.

¿Cómo mejorar la memoria y concentración?

  • Ayúdate nutricionalmente con NEURO PRO-V.
  • Camina, corre, practica ejercicios con regularidad. El ejercicio previene el efecto negativo del estrés crónico sobre el cerebro a nivel molecular y acelera la defensa biológica del cerebro contra la infección. El ejercicio es fundamental para la memoria y el aprendizaje, al mismo tiempo que te ayudará a perder peso.
  • Ejercita el cerebro. La gimnasia cerebral crea nuevas conexiones cerebrales, fortalece las conexiones entre las células cerebrales existentes y provoca la liberación de neurotrofinas, estimulando la habilidad del cerebro de producir su propio alimento natural. Este fortalecimiento de las conexiones neuronales contribuye a eliminar la depresión, mejora el aprendizaje, recupera la memoria perdida y ayuda en la rehabilitación de víctimas de accidentes.
    • Enséñale a tu cerebro nuevos trucos. La neuroplasticidad permite que el cerebro se reorganice a sí mismo constantemente y se ajuste a las nuevas circunstancias; según la información que le des, el cambia su comportamiento e interpreta las señales. Prueba sentarte en lugares diferentes de tu comedor a la hora de comer, báñate con los ojos cerrados, haz ciertas actividades con la mano no predominante, como por ejemplo, lavarte las dientes o peinarte.
    • Agrega actividades a tu rutina diaria. Debes adicionar y cambiar de actividades frecuentemente y mantenerte aprendiendo y enriqueciendo tus conocimientos. Participa en actividades relacionadas con descubrimientos científicos y tecnológicos, visita museos, galerías de arte, lee y comparte la lectura con los tuyos y manténte informado con noticias de periódicos, revistas, programas de televisión, etc.
  • Incorpora a tu dieta grasas inteligentes. Los ácidos grasos esenciales afectan la inteligencia emocional, física y mental e impactan no solo la estructura del cerebro sino también su funcionamiento. Consume ácidos grasos omega a través de pescados azules y aceites vegetales y evita las grasas trans contenidas en alimentos procesados y empacados, margarina, mayonesas, etc. Las grasas que comes. influyen en tu humor y habilidad para aprender.
  • Controla las situaciones de estrés. El estrés crónico o estar sometidos a largos períodos de estrés afectan la estructura y funcionamiento del cerebro. Evita y controla las preocupaciones que te causan estrés y utiliza técnicas de relajación y meditación. Si te sientes muy estresado cambia de ambiente, entra en contacto con la naturaleza, ve al parque a respirar aire puro, estira tu cuerpo, respira profundo y descansa.

Resumiendo, no dejes de ejercitar tu cerebro para mantener activa la memoria, presta atención a la alimentación y apóyate con nutrición integral NEURO PRO-V.



TE RECOMENDAMOS fórmula nutricional
NEURO PRO-V 

NEURO PRO-V te ayudará nutricionalmente a:

  • aliviar los mareos

  • aliviar zumbido en los oídos

  • aliviar los saltos del estómago

  • combatir el insomnio

  • preservar y mejorar las funciones cognitivas

  • oxigenar y alimentar el cerebro

  • mejorar la memoria y la concentración

  • proporcionar energía a las células 

  • fortalecer el corazón

  • combatir trastornos del estado de ánimo, trastornos de la audición, debilidad mental, envejecimiento prematuro, senilidad, nerviosismo y un sistema inmunológico débil.