Log in

ADVERTENCIA: el consumo prolongado de aceite de girasol o de pescado perjudica al hígado

Un equipo internacional de científicos, demuestran que el consumo prolongado a lo largo del tiempo de aceite de girasol o de pescado afecta al hígado, desencadenando alteraciones como la esteatohepatitis no alcohólica, una enfermedad que puede ser la antesala de procesos tales como cirrosis hepática o cáncer de hígado, tratándose de una inflamación grasa del hígado que no es debida al hábito alcohólico.

En esta investigación se analizó cómo afecta el aceite de oliva virgen, girasol y pescado a lo largo de toda la vida, la salud del hígado en ratas. Los resultados pusieron de manifiesto que a medida que se envejece, la grasa se va acumulado en el hígado, pero de una forma diferente según la alimentación y esto conlleva a que unos hígados lleguen a la vejez más sanos que otros y con una mayor o menor predisposición a sufrir ciertas patologías.

De las tres grasas de la dieta analizadas, la que mejor preservó la salud del hígado a lo largo de la vida fue el aceite de oliva virgen. El aceite de girasol indujo fibrosis, alteraciones ultraestructurales, bloqueo a nivel de expresión génica y un alto grado de oxidación. El aceite de pescado, además de intensificar la oxidación asociada al envejecimiento, redujo la actividad de la cadena de transporte electrónico mitocondrial y alteró la longitud relativa de los telómeros, lo cual se relaciona con el cancer.

Este estudio demostró los mecanismos a través de los cuales ejerce el aceite de oliva virgen dichos efectos beneficiosos y el peligro de abusar de otras fuentes grasas.

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.