Log in

Productos de limpieza que no debes mezclar.

Las principales combinaciones que debes evitar son las siguientes:

  • Lejía con alcohol en gel: De la mezcla de ambos se produce el cloroformo y el ácido muriático, que pueden dañar el sistema nervioso, los pulmones, los riñones, el hígado, los ojos y la piel.
  • Lejía y amoniaco: Cuando se mezclan generan unos vapores que pueden dañar tu sistema respiratorio.
  • Vinagre con bicarbonato de sodio: Ambos productos anulan su efecto limpiador y pueden llegar a explotar si se acumulan en un espacio cerrado.
  • Lejía y vinagre: Cuando se combinan, se producen vapores tóxicos que pueden dañar el sistema respiratorio y causar irritación en los ojos.
  • Vinagre y agua oxigenada: Produce ácido paracético, que puede causar picazón en los ojos, daños en la nariz, la garganta, los pulmones y la piel.

Siempre ten presente que los productos de limpieza son creados con diferentes fórmulas, por lo cual a veces pueden reaccionar. La mejor recomendación es no mezclarlos.