Log in

Estudian por primera vez el exposoma, nuestra ‘aura ambiental’.

En los últimos años ha surgido un nuevo término, exposoma, que agrupa todas las exposiciones ambientales a las que el ser humano está sometido y surge como una nueva estrategia para evidenciar los factores de riesgo de enfermedades generadas por el medio ambiente.

El concepto de exposoma es la suma total de las exposiciones a sustancias químicas, radiación, calor, frío, ruido, alimentos, estrés, espacios verdes, entornos urbanos, tráfico, tabaco, productos de consumo, dieta, actividad física, agua y otros muchos agentes ambientales e incluye factores biológicos internos como el metabolismo, la microflora intestinal, la inflamación y la agresión oxidativa.

De modo que está siempre con nosotros, a nuestro alrededor, rodeándonos por completo y acompañándonos a todas partes a lo largo de nuestra vida. Es una especie de “aura viviente”.

Recientemente la revista Cell publica los hallazgos de un estudio realizado por genetistas de la Universidad de Stanford. Michael Snyder, quien ha liderado la investigación explica "se han estudiado cosas como la contaminación del aire a gran escala, pero nadie había medido las exposiciones biológicas y químicas a nivel personal. Nadie sabe realmente cómo de amplia es la exposición humana a su entorno, o qué tipo de cosas puede haber allí".

Snyder y su equipo diseñaron un pequeño dispositivo que ataban a los brazos de quienes participaron en el estudio y desde donde absorbían continuamente pequeñas cantidades de aire de sus órbitas personales y el ambiente que los rodeaba. Después, cada pequeña cosa inhalada por el dispositivo (bacterias, virus, productos químicos, hongos y cualquier otro tipo de partículas) se extrajo para la secuenciación de ADN y ARN, con lo que se elaboró un perfil químico y se creó una base de datos de dominio múltiple que cubría más de 40,000 especies.

La gran cantidad de datos reveladores obtenidos durante la investigación demuestra que podemos aprender mucho estudiando nuestras "auras vivientes”.

Desde  la implementación del término exposoma se han desarrollado distintas metodologías para utilizarlo como una herramienta científica capaz de identificar y cuantificar todas aquellas exposiciones que están relacionadas con la aparición de patologías y que se podrían prevenir a través de la modificación de aquellos hábitos que las desencadenan.

Los investigadores aseguran que estamos en una nueva era de transformación de la salud, donde no solo buscaremos lo que hay dentro de nuestros cuerpos, sino también lo que hay a su alrededor, el exposoma personal, esa nube viviente que nos rodea y que siempre nos acompaña.

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.