Log in

¿Por qué debemos ser buenas personas? Para tener buena salud física y mental y vivir con paz, sosiego y felicidad.

Recientes investigaciones demuestran que ser buenas personas mejora la salud. Las buenas acciones hacia los demás, pueden ser una excelente medicina para nuestra salud física y mental.

La Universidad de Columbia realizó un estudio donde proporcionó una cantidad de dinero para gastar a un grupo de participantes mayores con la presión arterial alta. A la mitad de los participantes se les pidió que gastaran el dinero en ellos mismos, y a la otra mitad que lo gastaran comprando un regalo a un amigo, haciendo una donación a una organización benéfica o simplemente beneficiando a otros de alguna manera con ese dinero.

Al cabo de algunas semanas, los investigadores encontraron que la presión arterial de los participantes que habían gastado el dinero en otros había disminuido significativamente en comparación con los que lo gastaron en ellos mismos y así concluyeron que ayudar a otras personas puede beneficiar nuestra propia salud.

Otro estudio similar, de la Universidad Simon Fraser, demostró que las personas que gastaban en los demás eran mas felices que las que lo gastaban en si mismos. Lara Aknin, autora de este estudio, incluso visitó una pequeña aldea rural en la isla de Vanuatu, en el Pacífico y allí también comprobó cómo la compra de bienes para otros la llevó a emociones más positivas que la compra de bienes para uno mismo.

Estudios neurológicos por su parte han confirmado, que las donaciones caritativas activan los centros de recompensa del cerebro.

Hay que tener en cuenta que existe una diferencia entre complacer a la gente y ayudarla; uno mismo es quien elige cuándo y cómo ayudar, en lugar de ser forzado a ayudar a quien se lo pida, o no hacerlo de corazón. La ayuda motivada de forma autónoma aumenta nuestro bienestar, la otra no. Como todo en la vida, hay que encontrar el equilibrio y aprender a decir NO cuando es necesario.

¿Y qué significa para usted ser buena persona?

Para mí, una buena persona es aquella que muestra paz, amabilidad, bondad, humildad, amor, alegría, paciencia y exhibe lealtad, integridad y dignidad frente a todo; alguien con responsabilidad frente a sí mismo y frente a los demás en todo momento, alguien que no juzga a los demás, y que por el contrario sabe ofrecer perdón y comprensión, alguien que ayuda al prójimo de corazón.

Las buenas personas, sobre todas las cosas, saben respetar a los demás y su respeto nace del respeto hacia ellos mismos, se valoran a si mismos y abren su mente ante la diversidad de pensamientos y opiniones sin hacer a los demás sentirse juzgados. Las buenas personas tienen la capacidad de manejar las discrepancias con otras personas de frente y de manera respetuosa.

Las buenas personas aportan luz; la bondad que ofrecen, siempre les regresa. Lo más importante para ellos no es que le reconozcan lo que son y lo que hacen, sino sentirse cómodos con su propia forma de amar a los demás y a la vida

Ser mejor persona día a día debe ser una de las razones fundamentales de nuestra vida, porque en ausencia de nuestra bondad, no somos nada. De nada nos vale ser exitosos en ciertas áreas de nuestra vida, si no somos dignos de ser llamados amigos, padres, hijos, hermanos, pareja o simplemente ciudadanos. Cuando actuamos bien, las flechas que lanzamos siempre revierten en nosotros estados de paz, sosiego y buena salud física y mental.

 “Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible”

-Mahatma Gandhi-

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.