Log in

La democracia ejemplar que disfrutamos todos, republicanos y demócratas en Estados Unidos.

Empecemos por repasar el significado de la palabra democracia. La democracia es una doctrina política y una forma de vida en sociedad, donde se respetan los derechos humanos, la libertad de expresión, la igualdad de oportunidades y se protegen las libertades civiles y los derechos individuales. Es una forma de gobierno del Estado donde el poder es ejercido por el pueblo, con igualdad de oportunidades en la participación en la vida política, económica y cultural de la sociedad; existe tanto en un sistema republicano como en uno de carácter monárquico de tipo parlamentario, donde en lugar de la figura de presidente, existe la de primer ministro. El máximo representante de los ciudadanos en una democracia es el presidente del gobierno. El mecanismo fundamental de participación de la ciudadanía es el sufragio universal, libre, igualitario y secreto, a través del cual se elige a los dirigentes para un período determinado. En la democracia, el poder se divide en tres, el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial; en la dictadura, no hay tal división, están todos los poderes en una sola persona o en un solo grupo o partido.

Dicho esto, revisemos un poco de historia sobre los principales Partidos. En Estados Unidos, dos únicos partidos han ejercido el poder desde mediados del siglo XIX, el Partido Republicano y el Partido Demócrata.

El Partido Republicano es el más conservador de los dos grandes partidos del país. Los miembros fundadores del Partido Republicano tenían en común su pertenencia ideológica al poderoso movimiento antiesclavista, que luchaban para abolir la esclavitud de los negros en los Estados del Sur del país. Desde sus inicios, el Partido Republicano ha defendido la libertad individual y ha combatido la segregación racial. Abraham Lincoln fue el primer presidente republicano en la historia de Estados Unidos, que comenzó su carrera política en el Partido Whig, el cual se desintegró en 1854 y comenzó la fundación del Partido Republicano de Estados Unidos, conocido como el presidente que abolió la esclavitud, un acto de gran trascendencia por el que sería recordado en la historia del país americano.

El Partido Demócrata se opuso a las propuestas de abolición de esclavitud de los republicanos. 

Sin embargo, con el apoyo de los republicanos, se aprobó la 13ª Enmienda de la Constitución de EEUU, que concedía la libertad a todos los esclavos. En 1868, también gracias al apoyo de los republicanos, los negros obtenían la ciudadanía estadounidense con la 14ª Enmienda, y el derecho de voto en 1870 con la 15ª. 

A pesar de ello, en los Estados del Sur, dominados por el Partido Demócrata, se mantendría la segregación racial hasta bien entrado el siglo XX.

En la década del 60, con la elección de Kennedy, el Partido Demócrata, dió un giro y pasó entonces de ser refugio de los racistas del Sur y enemigo de los derechos de los negros, a ser defensor de la igualdad entre blancos y negros y protector de los derechos de éstos ultimos; los ciudadanos blancos democrátas del Sur se sintieron traicionados por el Partido Demócrata y empezaron a abandonar al Partido Demócrata y a mudarse al Republicano; el centro geográfico de los republicanos pasó entonces al Sur, mientras los demócratas ganaban el Noreste.

Ambos partidos tienen sus marcadas diferencias: los republicanos consideran que las regulaciones del gobierno entorpecen el capitalismo de libre mercado y el crecimiento de los empleos, mientras los demócratas consideran que las regulaciones del gobierno son necesarias; los republicanos consideran que los impuestos no deben ser incrementados para nadie, incluyendo a los ricos y que los salarios deben ser instaurados por el libre mercado, mientras los demócratas abogan por los salarios mínimos y cobro de impuestos progresivo, los contribuyentes de mayores ingresos deben pagar mayor tarifa de impuestos; y así tienen ideales diferentes en otros muchos aspectos.

Pero, ambos partidos profesan la democracia representativa, la division de poderes y el mercado libre del sistema capitalista.

La democracia que disfrutamos todos en este país, republicanos y demócratas lo vemos claramente en las elecciones. Para que una elección sea libre debe celebrarse en un ambiente donde las personas sean libres de expresar sus opiniones sin temor a ser arrestados u oprimidos; las elecciones libres solo son posibles en sociedades libres. Todos, republicanos, demócratas e independientes aceptamos al presidente electo como parte de la democracia ejemplar que existe en los Estados Unidos. En los cuatro primeros años de cualquier presidente electo, existen en este país normas, leyes y regulaciones para que todos los que estén de acuerdo lo apoyen y todos los que estén en contra busquen un candidato para las siguientes elecciones. Y esto, se ha visto a lo largo de nuestra historia con el paso de un presidente a otro, con ideologías completamente distintas.

Esa es la democracia estadounidense, sólida y dura de matar, con una sociedad civil y un Estado de derecho muy fuertes.

 

Referencias:

https://www.europapress.es/internacional/noticia-trasvase-ideologico-democratas-republicanos-historia-eeuu-20161030093251.html

http://www.agonfilosofia.es/index.php?option=com_content&view=article&id=169

https://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Republicano_(Estados_Unidos)

https://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Demócrata_(Estados_Unidos)

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.