Log in

Organización Mundial de la Salud indica: sarampión, diarreas y paludismo relacionados con desnutrición.

La desnutrición aumenta la probabilidad de contraer enfermedades infecciosas como la diarrea, el sarampión, el paludismo y enfermedades respiratorias como la neumonía, y la malnutrición crónica puede afectar al desarrollo físico y mental de un niño pequeño, advierte la Organización Mundial de la Salud.

Estas deficiencias se producen cuando una persona no obtiene una cantidad suficiente de vitaminas y minerales importantes a través de su dieta. La vitamina A por ejemplo es esencial en la formación y mantenimiento de dientes, huesos, tejidos blandos y para el normal funcionamiento del sistema inmunológico y la visión. Este importante nutriente lo encontramos en verduras como la zanahoria y la calabaza, alimentos de origen animal como los huevos y la leche y en frutas como las naranjas.

En poblaciones con altos niveles de malnutrición, en particular aquellas con deficiencia de vitamina A y que no reciben una atención sanitaria adecuada, el sarampión puede llegar a matar al 3-6% de los casos.

El consumo de este nutriente podría salvar hasta 600 mil vidas al año y prevenir millones de padecimientos graves. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 190 millones de menores de cinco años no reciben suficiente cantidad de este nutriente para mantenerse saludables.

 

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.