Log in

Agua con limón en ayunas para la buena salud

Desde el año 1992 mucho les he hablado sobre los niveles de acidez y alcalinidad del PH de la sangre y la importancia de mantenerlo en equilibrio óptimo para prevenir el envejecimiento prematuro, la obesidad, las enfermedades degenerativas, la osteoporosis y un sinnúmero de enfermedades.

El nivel de alcalinidad del PH de la sangre debe ser entre 7.35 y 7.45, para lograr que los procesos metabólicos se optimicen y permitan una mayor oxigenación a nivel celular. Cuando el PH no está equilibrio, el oxígeno disminuye, por esta razón las células respiran en un ambiente sin oxígeno y se produce una alteración de sus procesos metabólicos fisiológicos. Por otro lado, cuando el organismo está demasiado ácido, trata de compensar ese desequilibrio recurriendo a sus reservas alcalinas y sacrifica minerales como el calcio, magnesio y potasio que se encuentran principalmente en los dientes, articulaciones y huesos. La clave para lograr este equilibrio está en la alimentación, nuestra dieta debe incluir un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos.

Para alcalinizar el organismo y prevenir enfermedades les recomiendo tomar un vaso de agua con limón en ayunas. Puedes exprimir medio limón en un vaso de agua de aproximadamente 400ml a temperatura ambiente. El sabor ácido del limón pudiera hacerte pensar que es un alimento ácido, en vez de alcalino, pero la realidad es que el limón es uno de los más potentes alcalinizantes que existen.

Entre los beneficios de beber agua con limón en ayunas tenemos:

  • Purifica la sangre, hígado y riñones.
  • Dexintoxica el organismo.
  • Refuerza el sistema inmunológico. Aumenta el número de glóbulos blancos, los cuales combaten infecciones, microbios y virus.
  • Ayuda a bajar de peso gracias a su alto contenido de fibra pectina que elimina los antojos.
  • Mejora la piel gracias a su contenido de vitamina C eficaz para disminuir arrugas y manchas y a su acción purificadora.
  • Mejora la digestión, reduce la acidez estomacal, el estreñimiento, flatulencias y diarreas.
  • Alivia problemas respiratorios, tos y infecciones de pecho y previene asma y alergias. 

Otros alimentos alcalinos a incluir en tu dieta son los vegetales de hojas ya que contienen clorofila, una sustancia altamente alcalina, berro, coliflor, tomate, remolacha, zanahoria, espárragos, apio, cebolla, manzana, melón, uvas, peras, frutos secos como almendras, avellanas y castañas, semillas, tofu, leche de soja, té verde, jengibre, y miel.

“Donde existe oxígeno y alcalinidad no puede existir desequilibrio ni enfermedad”, afirmaba Otto Warburg, premio Nobel de medicina, en la década del treinta.

 

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.