Log in

especial neuro

Frutas y verduras para un bronceado natural y seguro

  • Published in Nutrición

Científicos de la Universidad de Bristol, en el Reinoo Unido, han llegado a la conclusión, en un estudia que publica la revista científica Evolution and Human Behaviour, de que comer frutas y verduras broncea la piel de forma efectiva.

Como parte de sus experimentos, Stephen y sus colegas usaron software informático para manipular el color de la piel en las fotografías de medio centenar rostros y preguntaron a los participantes qué caras parecían más saludables si aquellas cuyo color era mejorado por el bronceado solar o las que mostraban el efecto de los carotenoides. Todos escogieron la segunda opción.

Ya conocemos de las bondades de la zanahoria como poseedora de betacaroteno, sustancia que favorece el bronceado, y cuyo consumo acelera la absorción de los rayos ultravioleta. De hecho muchos de los productos bronceadores del mercado lo incoporan en sus fórmulas. De acuerdo con el estudio, los carotenoides que aportan las frutas y verduras son antioxidantes que, además de mejorar nuestro sistema inmune contribuyen a que nuestra piel adquiera un tono dorado.

Los investigadores demostraron que comer frutas y verduras es el mejor modo de conseguir un aspecto saludable y broncear nuestra piel. “Muchas personas creen que el único modo de conseguir una piel bronceada es tomar el sol, pero comer abundantes frutas y verduras resulta incluso más efectivo”, afirma Stephen, coautor del estudio.

El estudio es también el primero en poner de manifiesto ciertas similitudes entre los seres humanos y algunas especies de aves cuyos machos exhiben brillantes tonos amarillos en sus plumas que muestran su salud. Cuanto más brillante es su plumaje amarillo por la ingesta de antioxidantes explican los autores, “mayor es su fertilidad y más fuerte es su sistema inmune”, por lo que las hembras los prefieren.

“Nuestra investigación sugiere que la coloración de los carotenoides en la piel humana es un aviso similar de salud y fertilidad” apunta Ian Stephen, responsable la investigación. “La evolución favorece a aquellos individuos que se emparejan con individuos más sanos”, matiza el profesor Perrett, coautor del estudio.