Logo

La piel de aceituna, defensa contra el cáncer de mama

La aceituna, está presente en todos los aperitivos y muy especialmente en los platos de la dieta mediterránea. Las puedes degustar con o sin hueso, enteras o troceadas, verdes o negras, como aperitivo, o como ingrediente de infinidad de platos.

Para los pueblos primitivos, el olivo y su fruto han sido siempre símbolo de paz, sabiduría y progreso, y su jugo, el aceite de oliva, era apreciado por sus valores nutritivos y medicinales. Griegos y romanos apreciaban sus cualidades en la mesa e incluso la consideraban un excelente afrodisíaco. Antes de la llegada de los árabes, en todos los países mediterráneos se consumían aceitunas que se aliñaban con productos como la miel y el vinagre.

La aceituna es un alimento con un gran valor nutritivo, posee aminoácidos primordiales, vitaminas A, B y E que son antioxidantes y minerales como el fósforo, el hierro, el magnesio, el potasio, el sodio y el yodo, ayudando a mantener una alimentación sana y equilibrada.

Entre sus conocidos beneficios están:

Mejoran la memoria


Contienen polifenoles, químicos naturales que reducen el estrés oxidativo en el cerebro. Ingerir una porción diaria de aceitunas mejora la memoria en un 25% de acuerdo a las investigaciones de la Universidad de Massachussetts en Amherst.

Dan energía


Una taza de aceitunas contienen 4.4 mg de hierro. El hierro ayuda en la síntesis de la carnitina, un aminoácido que transforma la grasa en energía. Además sube la hemoglobina en la sangre.

Disminuye las arrugas


El comer aceitunas mejora la apariencia de las arrugas en un 20% ya que contienen ácido oléico, el cual mantiene la piel suave y saludable. Además, las aceitunas contienen vitamina E, un excelente antioxidante para la salud de la piel.

Controlan el apetito


El ingerir 10 aceitunas antes de cada comida reducen el apetito en un 22% según estudios en Italia. Los ácidos grasos monoinsaturados que contienen las aceitunas hacen la digestión mas lenta y estimulan la hormona colecistoquinina, una hormona que envía mensajes al cerebro de saciedad. Además, estos ácidos también estimulan la producción de adiponectin, un químico que quema grasa por cinco horas después de ingerirse.

A estos beneficios tenemos que añadir los resultados de una reciente investigación realizada en la Universidad de Jaén que revela que en la piel de la aceituna se encuentran compuestos con potencial para proporcionar una defensa natural frente al cáncer de mama.

El estudio, publicado en la revista Jornal of Agricultural and Food,  mide el efecto de cuatro compuestos presentes en la piel de la aceituna (eritrodiol, uvaol, ácido maslínico y ácido oleanólico) sobre células de cáncer de mama humanas.


Según el investigador responsable del trabajo, José Juan Gaforio, "los resultados demuestran que estos compuestos tienen el potencial para proveer una defensa natural frente al cáncer de mama".



El eritrodiol posee un significativo efecto citotóxico, antiproliferativo y pro-apoptótico. Estos resultados complementan otros publicados anteriormente por nuestro grupo, en los que se demuestra que, tanto en la aceituna como en el aceite de oliva virgen, existen compuestos con propiedades antitumorales", ha destacado Gaforio.



Estos datos aportan nuevas evidencias científicas para sustentar los estudios epidemiológicos que describen que, en aquellos países donde se consume habitualmente aceite de oliva, la incidencia y prevalencia de ciertos tipos de cáncer, incluido el de mama, es inferior a la de otros países.



Los expertos aconsejan ingerir 25 gramos diarios (aproximadamente 7 aceitunas) por sus importantes beneficios para la salud gracias a sus componentes.

Copyright © 2017 Dra. Maribel Store. Todos los derechos reservados