Log in

Actualidad

Qué dice la ciencia acerca del cerebro de una persona infiel

Todos sabemos las secuelas que deja la infidelidad en la persona engañada. Pero, qué dice la ciencia sobre quien comete el engaño?

 El cerebro de la persona infiel pasa por varias etapas:

La primera fase es de enamoramiento caprichoso y obsesivo, donde el cerebro se colma de dopamina. En esta etapa la persona infiel llega a cambiar hasta su forma de pensar y a comportarse como si padeciera Trastorno Obsesivo Compulsivo.

En la siguiente fase, que es la fase de vinculación, el cerebro se llena de oxitocina, hormona que provoca que el sentimiento de amor y apego crezca entre las personas relacionadas en la infidelidad. Cuanto más tiempo se alarga la infidelidad más oxitocina se libera, y este acercamiento puede llevar a que los involucrados se planteen iniciar una relación y dejar a sus actuales parejas.

Luego aparece la fase del secreto, en la cual ambos deciden seguir la aventura y mantenrla en silencio, lo cual es prejudicial para el cerebro ya que interfere la función cerebral. Cuando decidimos mantener un secreto, aumenta la producción de hormonas de estrés y nn aumento en los niveles de cortisol puede afectar negativamente la atención, la memoria, la digestion y el sueño. La falta de sueño, por su parte, produce cambios de humor, depresión y dificultad para controlar los estados de ánimo.

Cápsulas de aceite de pescado y vitamina D no reducen el riesgo de cáncer o enfermedad cardíaca.

Un nuevo ensayo clínico, financiado por el Gobierno federal que involucra alrededor 26.000 personas, concluyó que ni la vitamina D ni los suplementos de aceite de pescado previenen el cáncer o problemas cardíacos graves como ataques cardíacos, apoplejía y muertes relacionadas con el corazón en personas mayores sanas.

Los resultados de la investigación se presentaron en la última conferencia de la American Heart Association y constituye el estudio más exhaustivo y definitivo hasta la fecha, según el doctor Clifford Rosen, científico principal del Maine Medical Center Research Institute.

El estudio también sugiere que los análisis de sangre rutinarios para detectar los niveles de vitamina D no se justifican, lo cual se ha convertido en un gran negocio para los laboratorios comerciales. Los niveles de vitamina D de los pacientes participantes en la investigación no marcaron ninguna diferencia en en el riesgo de cáncer o problemas cardíacos graves.

La doctora Joann Manson, autora principal del estudio, no considera su estudio completamente negativo, ya que no encontraron efectos secundarios graves por consumir aceite de pescado o suplementos de vitamina D.

Para reducir el riesgo de cáncer y enfermedades del corazón, otras estrategias científicamente probadas como comer bien, hacer ejercicio, no fumar y controlar la presión arterial alta, serán sus mejores aliados.

El aceite de coco pasa de ser un alimento milagroso a “puro veneno.”

Una conferencia titulada “Aceite de coco y otros errores nutricionales” se ha hecho viral a través de Youtube en tan solo unos días a causa de las declaraciones de Karin Michels, directora del Instituto para la Prevención y Epidemiología de Tumores de la Universidad de Friburgo y profesora de Harvard, al asegurar que este ingrediente de moda es "puro veneno."

Michels basa sus críticas en los ácidos grasos que contiene, asegurando que su contenido puede llegar a obstruir las arterias, aumentar el riesgo de padecer enfermedades coronarias y elevar el colesterol.

El mundo científico asegura que el alimento de moda podría estar provocando más perjuicios que beneficios en el cuerpo humano. Karin Michels llegó a precisar que el aceite de coco es “uno de los peores alimentos que se puede ingerir”, calificándolo incluso de “puro veneno."

Hígado y Alzhéimer: una relación en investigación

Un estudio sobre la relación entre la salud hepática y el desarrollo del Alzhéimer, realizado por Investigadores de la Universidad de Pennsylvania sugiere una relación entre riesgo de Alzhéimer y niveles reducidos de plasmalogenes, un tipo de fosfolípido producido por el hígado y que tiene un papel clave en el mantenimiento de la salud de las células del cerebro.

Los investigadores comprobaron que los niveles más reducidos de los índices de plasmalogenes (incluidos algunos que contienen ácidos grasos omega-3) correspondían con un riesgo más elevado de padecer Alzhéimer. También detectaron que un nivel reducido de ciertos plasmalogenes parecía estar relacionado con un incremento de niveles de la proteína tau. El aumento de esta proteína es uno de los rasgos más característicos de la enfermedad de Alzhéimer.

El Dr. Kling, autor principal del estudio destaca una potencial relación entre factores tales como la obesidad, diabetes y Alzhéimer, debido a que el hígado [de las personas obesas y/o diabéticas] debe trabajar más para procesar ácidos grasos. Esto explica por qué los pacientes de Alzhéimer que reciben suplementos de ácidos grasos omega-3 no presentan mejora en su función cognitiva: su hígado no es capaz de asimilarlos.

El estudio demostró que una deficiencia de plasmalogenes asociada a la edad podría provocar un mayor riesgo de Alzhéimer, debido a que el hígado no puede producir cantidad suficiente.

Estos prometedores resultados abren las puertas a otras investigaciones que buscan descubrir la relación entre hígado, lípidos y dieta , enfermedad de Alzhéimer y neurodegeneración.

Vinculan los edulcorantes a daño de la flora intestinal y alteración del metabolismo.

Un nuevo estudio presentado en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, señala que los edulcorantes bajos en calorías interrumpen el microbioma intestinal, afectando la absorción y el control de la glucosa.

Muchos fabricantes prefieren añadir edulcorantes bajos en calorías para captar la atención del consumidor en su afán por la pérdida de peso, pero el exceso de edulcorantes bajos en calorías está relacionado con un control glucémico más deficiente y un aumento en los niveles de hemoglobina glicosilada.

La investigación demostró que una cápsula de edulcorante bajo en calorías altera la flora intestinal a favor de las bacterias patógenas, en comparación con un edulcorante placebo y confirmó que su excesivo consumo puede influir de manera negativa en la eficacia de los medicamentos para la diabetes.

 

Evidencia científica: Monacolina K para combatir grasas, colesterol y enfermedad cardíaca.

La monacolina K es un compuesto activo presente de manera natural  y químicamente idéntico a algunos medicamentos indicados para el colesterol, como por ejemplo el medicamento recetado Lovastatina, la primera estatina introducida en el mercado para tratar el colesterol. También induce la fermentación de hidratos de carbono. También se logró aislar de manera independiente la lovastatina a partir de otra modalidad (Aspergillus).

La evidencia del efecto reductor de lípidos sanguíneos, en estos compuestos está sustentada tanto por estudios preclínicos, como clínicos. La evidencia científica demuestra que puede disminuir el nivel total de colesterol en sangre, el nivel de colesterol de lipoproteínas de baja densidad y el nivel de triglicéridos.

 

Nuestra recomendación: GIO-TEEN

Aporta energía, disminuye el colesterol, fomenta la cicatrización, fortalece uñas, cabello y piel, previene el envejecimiento prematuro y es ideal para mantener el correcto funcionamiento de la tiroides y para el crecimiento, por su alto contenido de elementos nutricionales.

Este compuesto se está investigando con el fin de ser utilizado para vacunas diseñadas a reducir el riesgo de cáncer de piel, ayudar a mejorar el acné e incluso prevenir los resfriados y la gripe.

 

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.