Log in

Actualidad

Inflamación celular: el enemigo silencioso que arruga, engorda y degenera.

La inflamación crónica celular, que no es catalogada como una enfermedad y no presenta síntomas, es el oeigen de múltiples patologías como el Alzhéimer, Parkinson, diabetes, enfermedades cardiovasculares e incluso acáncer de pecho, garganta y colon.

Esta alteración surge como un mecanismo de protección del organismo frente al ataque de virus, bacterias, golpes o incluso por el deterioro de las células; el organismo recibe miniagresiones, estimula las enzimas malas para defenderse y destruye los tejidos sanos. Este mecanismo ocurre en cualquier órgano, ya sea el corazón, el hígado, el riñón o la piel. En una primera fase, se digieren los elementos enemigos, y en la siguiente, los tejidos se regeneran. Esta inflamación, que sí es buena, si se vuelve crónica, entonces es dañina.

Las causas son una mala nutrición, donde se abusa de una dieta rica en hidratos de carbono o en azúcar, el estrés, la falta de sueño, el exceso de exfoliación, la contaminación, el tabaco, el sol y los jabones con químicos.

Según estudios de la Universidad de Bonn y de Massachusetts, el desgaste de las células, provocado por una mala alimentación, el estrés o la contaminación, se convierte en el enemigo invisible número uno de la belleza. Las arrugas, la sequedad, las rojeces o las manchas pueden ser señales de una inflamación interna o externa. El frío es un excelente anti-inflamatorio, por lo que los expertos recomiendan enfriar mascarillas faciales con ingredientes como la manzanilla o el ácido hialurónico y aplicarlas durante 20 minutos.

Es difícil saber si estamos inflamados, pero aparentar menos edad es un signo de “inmunidad” a este proceso, según muestra un estudio de la Universidad Sur de Dinamarca que concluyó que cuanto más cortos son los telómeros, más inflamación crónica existe.

Una manera de comprobar si estamos inflamados, es mediante un análisis de sangre para detectar la proteína C reactiva ultrasensible (PCRus), un indicador que descubre problemas cardiovasculares y reumáticos. La Sociedad Estadounidense del Corazón estableció que en valores inferiores a 1 miligramo de PCRus por litro de sangre (mg/l), no se está afectado, mientras que más de 3 mg/l, el riesgo de sufrir inflamación es alto. Pero este biomarcador no detecta qué órgano es el afectado, si el hígado, la piel o el corazón. Otros indicadores son los interferones y las interleucinas, unas proteínas que trabajan en el sistema de defensa, muy sofisticados y, por lo tanto muy costosos de medir.

Cuando nos inflamamos, nos oxidamos y liberamos radicales libres, causantes de la tez apagada y las arrugas. Ejercicio físico, dejar de fumar, nutrición, controlar el estrés y equilibrio hormonal son la clave para mantener la inflamción silenciosa a raya.

El aceite de coco pasa de ser un alimento milagroso a “puro veneno.”

Una conferencia titulada “Aceite de coco y otros errores nutricionales” se ha hecho viral a través de Youtube en tan solo unos días a causa de las declaraciones de Karin Michels, directora del Instituto para la Prevención y Epidemiología de Tumores de la Universidad de Friburgo y profesora de Harvard, al asegurar que este ingrediente de moda es "puro veneno."

Michels basa sus críticas en los ácidos grasos que contiene, asegurando que su contenido puede llegar a obstruir las arterias, aumentar el riesgo de padecer enfermedades coronarias y elevar el colesterol.

El mundo científico asegura que el alimento de moda podría estar provocando más perjuicios que beneficios en el cuerpo humano. Karin Michels llegó a precisar que el aceite de coco es “uno de los peores alimentos que se puede ingerir”, calificándolo incluso de “puro veneno."

¿Es cierto que los cambios meteorológicos afectan nuestro cerebro?

La biometeorología médica es la disciplina encargada de investigar la influencia de los factores meteorológicos en la salud, tanto física como psíquica. El viento, las precipitaciones, las tormentas eléctricas, la presión atmosférica, la humedad, la ionización ambiental y las variaciones súbitas de temperatura son los factores que más se relacionan con alteraciones corporales. Estas alteraciones se denominan meteoropatías y se producen como consecuencia de variaciones en la polaridad y la intensidad de carga iónica atmosférica, alterando la actividad de los neurotransmisores cerebrales.

Los biometeorólogos clasifican a los pacientes en tres grandes grupos: en un grupo se produce un empeoramiento del estado depresivo latente, los pacientes tienen déficit de atención y mayor ansiedad, un segundo grupo tiene respuestas de conductas violentas, irritabilidad y agresión, y un tercer grupo que incluye a aquellas personas que padecen migraña ante la llegada de un frente.

Diferentes estudios han asociado el efecto foehn, un efecto termodinámico que se produce en relieves montañosos cuando una masa de aire entra en contacto con cadenas montañosas, provocando el brusco calentamiento del aire al descender por la ladera opuesta a la dirección del viento, con la aparición de estrés psíquico y migrañas, especialmente en la población suiza. Por otro lado, investigadores polacos analizaron los casos de suicidio ocurridos en Cracovia entre 1991 y 2002, y encontraron que la probabilidad de intento autolítico se elevaba en casi un cincuenta por ciento en los días con efecto foehn. Otros estudios han señalado la relación que existe entre la temperatura y el número de ingresos hospitalarios, constatando que a partir de los 26ºC aumenta de forma considerable la hospitalización por patología psiquiátrica. También se relaciona una mayor tendencia a sufrir episodios maniacos en los meses estivales, y cuadros depresivos en invierno.

¿No has escuchado nunca decir que el viento del norte es “el viento de los locos”? Pues sí, el viento del norte se relaciona con el mal humor. Recordemos que nuestro cerebro, funciona con la electricidad que obtiene de las sales que ingerimos de los alimentos. La llegada del viento norte con sus iones positivos, neutraliza los negativos de nuestro cerebro, provocando su mal funcionamiento. Nos ponemos irritables, agresivos y de mal humor sin motivo; como “locos”. Este viento influye en aquellas personas que ya tenían algún trastorno psicológico, agravándoselo.

¿Y cómo cambiamos nuestro humor? Lo mejor es tomarse una ducha. Las gotas de la ducha, imitación de la lluvia, arrastra los iones positivos provocando que nuestro cerebro comience a funcionar de forma correcta. Ya sea la lluvia, sentarnos a la orilla del mar donde rompen las olas y se producen como pequeñas lluvias o una simple ducha, nos devuelve el humor y la tranquilidad que habíamos perdido.

Vinculan los edulcorantes a daño de la flora intestinal y alteración del metabolismo.

Un nuevo estudio presentado en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, señala que los edulcorantes bajos en calorías interrumpen el microbioma intestinal, afectando la absorción y el control de la glucosa.

Muchos fabricantes prefieren añadir edulcorantes bajos en calorías para captar la atención del consumidor en su afán por la pérdida de peso, pero el exceso de edulcorantes bajos en calorías está relacionado con un control glucémico más deficiente y un aumento en los niveles de hemoglobina glicosilada.

La investigación demostró que una cápsula de edulcorante bajo en calorías altera la flora intestinal a favor de las bacterias patógenas, en comparación con un edulcorante placebo y confirmó que su excesivo consumo puede influir de manera negativa en la eficacia de los medicamentos para la diabetes.

 

Qué dice la ciencia acerca del cerebro de una persona infiel

Todos sabemos las secuelas que deja la infidelidad en la persona engañada. Pero, qué dice la ciencia sobre quien comete el engaño?

 El cerebro de la persona infiel pasa por varias etapas:

La primera fase es de enamoramiento caprichoso y obsesivo, donde el cerebro se colma de dopamina. En esta etapa la persona infiel llega a cambiar hasta su forma de pensar y a comportarse como si padeciera Trastorno Obsesivo Compulsivo.

En la siguiente fase, que es la fase de vinculación, el cerebro se llena de oxitocina, hormona que provoca que el sentimiento de amor y apego crezca entre las personas relacionadas en la infidelidad. Cuanto más tiempo se alarga la infidelidad más oxitocina se libera, y este acercamiento puede llevar a que los involucrados se planteen iniciar una relación y dejar a sus actuales parejas.

Luego aparece la fase del secreto, en la cual ambos deciden seguir la aventura y mantenrla en silencio, lo cual es prejudicial para el cerebro ya que interfere la función cerebral. Cuando decidimos mantener un secreto, aumenta la producción de hormonas de estrés y nn aumento en los niveles de cortisol puede afectar negativamente la atención, la memoria, la digestion y el sueño. La falta de sueño, por su parte, produce cambios de humor, depresión y dificultad para controlar los estados de ánimo.

Cápsulas de aceite de pescado y vitamina D no reducen el riesgo de cáncer o enfermedad cardíaca.

Un nuevo ensayo clínico, financiado por el Gobierno federal que involucra alrededor 26.000 personas, concluyó que ni la vitamina D ni los suplementos de aceite de pescado previenen el cáncer o problemas cardíacos graves como ataques cardíacos, apoplejía y muertes relacionadas con el corazón en personas mayores sanas.

Los resultados de la investigación se presentaron en la última conferencia de la American Heart Association y constituye el estudio más exhaustivo y definitivo hasta la fecha, según el doctor Clifford Rosen, científico principal del Maine Medical Center Research Institute.

El estudio también sugiere que los análisis de sangre rutinarios para detectar los niveles de vitamina D no se justifican, lo cual se ha convertido en un gran negocio para los laboratorios comerciales. Los niveles de vitamina D de los pacientes participantes en la investigación no marcaron ninguna diferencia en en el riesgo de cáncer o problemas cardíacos graves.

La doctora Joann Manson, autora principal del estudio, no considera su estudio completamente negativo, ya que no encontraron efectos secundarios graves por consumir aceite de pescado o suplementos de vitamina D.

Para reducir el riesgo de cáncer y enfermedades del corazón, otras estrategias científicamente probadas como comer bien, hacer ejercicio, no fumar y controlar la presión arterial alta, serán sus mejores aliados.

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.