Log in

Actualidad

Almorzar tarde podría significar perder menos peso

Las personas a quienes les gusta comer el almuerzo tarde podrían tener más problemas para bajar de peso que las que comen antes, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores hallaron que de 420 personas en un programa para perder peso, los que comían el almuerzo tarde perdieron alrededor de 25 por ciento menos peso que los que usualmente almorzaban antes de las 3 p.m.

Los hallazgos, que aparecen en la revista International Journal of Obesity, vienen con ciertas advertencias, ya que los participantes del estudio eran de España, donde el almuerzo es la comida principal del día.

No está claro si los hallazgos aplicarían a un país como Estados Unidos, donde la mayoría de personas comen un almuerzo ligero y donde la comida principal es la cena, señaló el investigador principal Frank Scheer, profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

Es una creencia común que es mejor comer la comida principal más temprano en el día. Scheer apuntó al adagio popular de desayunar como un rey y cenar como un mendigo. Pero no ha habido mucha evidencia científica de que el momento en que se consume la comida principal importe en la batalla contra la grasa.

"Se trata del primer estudio a gran escala y a largo plazo en mostrar que es un factor importante para que las personas con sobrepeso y obesa tengan éxito al perder peso", apuntó Scheer.

No se sabe con certeza por qué un almuerzo tardío podría relacionarse con una pérdida de peso más lenta. Pero una posibilidad es que al menos algunos de los que comen el almuerzo tarde esperan demasiado tiempo entre comidas, lo que podría tener efectos sobre el metabolismo.

Algunos estudios han sugerido que programar las comidas con regularidad (comer cada tres a cuatro horas) podría ayudar en el control del peso, anotó Connie Diekman, directora de nutrición universitaria de la Universidad de Washington, en St. Louis.

En este estudio, el grupo que comía el almuerzo tarde tenía más probabilidades de comer un desayuno ligero o de no desayunar en lo absoluto. Casi el 7 por ciento de los que comían el almuerzo tarde lo hacían, frente a menos del 3 por ciento de los que comían el almuerzo antes.

Así que los hallazgos muestran una "conexión potencial entre esperar demasiado entre comidas y el aumento de peso", señaló Diekman, quien no participó en el estudio. "Pero dado el diseño del estudio, se necesitan más estudios para determinar si hay una conexión causal".

El problema es que las personas que esperan para almorzar quizás sean distintas de otras que hacen dietas de varias formas, incluso en formas que podrían entorpecer su pérdida de peso.

El equipo de Scheer tomó en cuenta algunas de esas posibilidades. Hallaron que los grupos que comían el almuerzo temprano y tarde consumían un número parecido de calorías y quemaban una cantidad similar (según los niveles de actividad que reportaron). Los dos grupos también dormían, en promedio, más o menos durante el mismo tiempo cada noche, lo que es importante dado que la pérdida de sueño se ha relacionado con un mayor riesgo de obesidad y menos éxito al perder peso.

Los hallazgos se basan en 420 adultos españoles con sobrepeso y obesos que participaron en un programa de cinco meses para perder peso. Se les animó a consumir una dieta mediterránea tradicional, que incluye bastante pescado, aceite de oliva, verduras y granos integrales, pero poca carne roja y mantequilla.

Al final, la mitad del grupo que usualmente almorzaba después de las 3 p.m. perdió un promedio de casi 8 kilos (17 libras). Esto es en comparación con 10 kilos (22 libras) en el grupo que almorzaba temprano.

Por ahora, los hallazgos actuales concuerdan con la investigación en animales que muestra que el horario de las comidas parece afectar al peso, comentó Scheer.

Quizás tenga que ver con los efectos sobre los ritmos circadianos del organismo, que influyen sobre una variedad de funciones, entre ellas el ciclo del sueño y la vigilia y el metabolismo. En el cerebro hay un "reloj maestro" que coordina esos ritmos, pero también hay "relojes periféricos" en los tejidos y células de todo el cuerpo, explicó Scheer.

 

Protege tu piel durante el invierno

Expertos de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp) recalcan la importancia de mantener la piel bien hidratada  y protegida del viento y el frío, también durante el invierno.

La piel, nos protege del medio ambiente, favorece la regulación de la temperatura corporal, la excreción de sustancias y es el vehículo que hace posible la percepción corporal. Ante las agresiones del ambiente, como pueden ser las temperaturas muy bajas y el viento, la piel se reseca y pierde su hidratación natural, unido a los cambios de temperatura que sufrimos al cambiar del exterior a lugares con calefacción, que provocan una deshidratación aún mayor.

Las primeras zonas donde se percibe son el rostro y labios, y las manos. La Asociación recalcó que para evitar este deterioro será necesario tomar una serie de medidas: evitar los lugares con calefacción demasiado alta, la temperatura ambiente no debería ser superior a los 20 grados centígrados, y emplear una crema nutritiva hidratante regularmente, especialmente las que contengan ácido hialurónico, ya que facilitan la retención de humedad en la piel.

Todos los tipos de pieles sufren durante esta época del año pero principalmente las pieles sensibles, debido a los bruscos cambios de temperatura, los cuales enrojecen la piel e incluso pueden derivar en afecciones más serias como la cuperosis o rosácea.

El director general de Anefp, Rafael García Gutiérrez, explicó que las cremas deben aplicarse con movimientos básicos de masaje, ayudando de esta forma a su absorción, y a combatir el estrés, pues relajará los músculos y estimulará el sistema.

Para aliviar las irritaciones, se aconsejan aquellos que tienen en su composición aloe vera, que también ayuda a la regeneración y cicatrización de los tejidos. Por otro lado, las cremas con extractos de aceite de oliva son muy adecuadas para devolver la flexibilidad a una piel seca.

El cuidado de nuestra piel en invierno repercutirá en un mejor cutis en verano, y sobre todo, evitará su envejecimiento prematuro.
 

 

Claves para la inocuidad de los alimentos

La Organización Mundial de la Salud publica las Cinco claves para la inocuidad de los alimentos, dondeofrece a los vendedores y consumidores orientaciones prácticas sobre cómo manipular y preparar los alimentos:

  • Mantener la limpieza
  • Separar alimentos crudos y cocinados
  • Cocinar los alimentos completamente
  • Mantener los alimentos a temperaturas seguras
  • Usar agua y materias primas inocuas

 

Hoy 7 de abril es el Día Mundial de la Salud, y el tema de este año 2015, es precisamente la Inocuidad de los Alimentos, con el objetivo de fomentar medidas destinadas a mejorar la inocuidad de los alimentos a lo largo de todos los sectores del gobierno, campesinos, fabricantes, minoristas, profesionales sanitarios y consumidores.

Los alimentos insalubres se relacionan con la muerte de casi 2 millones de personas al año, principalmente niños. Los alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer. De ahí la importancia de la inocuidad de los alimentos, y tomar conciencia cada cual del papel que puede desempeñar para que todos tengamos confianza en que los alimentos que nos llegan al plato son inocuos.

 

Baile y potencia masculina

Bailar bien es signo de buena salud y, en el caso de los hombres, potencia además su atractivo frente a las féminas y demuestra su buena capacidad reproductora, según se desprende de un estudio publicado en Biology Letters.

Así, se trata del primer trabajo que analiza en profundidad los movimientos de los hombres mientras bailan, especialmente aquellos que les hacen más atractivos para las mujeres.

Lo han comprobado con tests y análisis de sangre, dicen.

Cómo lidiar con el poco deseo sexual

 

Mantener una vida sexual saludable es parte fundamental de una relación, pero cuando la libido sufre, se nos convierte en una tarea difícil.

La libido disminuida o nula es uno de los problemas sexuales más comunes entre las mujeres, pero muchas de ellas no entienden las causas de ello y sufren sin hallar una solución. Los siguientes consejos le podrán ser de utilidad:

Cuanto más estrés, más dolores de cabeza

Unos investigadores alemanes han confirmado lo que muchas personas han sospechado siempre: que el estrés puede llevar a tener dolores de cabeza.

Su estudio halló que las personas que reportaban dolores de cabeza tenían más estrés en comparación con las que nunca reportaban dolores de cabeza.

Un estrés creciente resultó en más dolores de cabeza de todos los tipos, pero el efecto fue particularmente pronunciado en las personas con dolores de cabeza tensionales.

"Nuestros hallazgos son importantes para respaldar la personalización de la gestión del estrés en los pacientes con distintos tipos de dolor de cabeza", afirmó la investigadora líder, la Dra. Sara Schramm, del Hospital Universitario de la Universidad de Duisburg-Essen.

"El beneficio de las intervenciones para el estrés podría ser ligeramente superior en los pacientes con dolores de cabeza tensionales que en los pacientes con migrañas", afirmó.

Los investigadores recolectaron datos de más de 5,000 adultos de 21 a 71 años. Cuatro veces al año durante dos años, los participantes fueron encuestados sobre sus niveles de estrés y dolores de cabeza.

En cada ocasión, se les pidió que calificaran su nivel de estrés en un nivel de cero a cien, y que recordaran cuántos dolores de cabeza tenían al mes.

El equipo de Schramm halló que el 31 por ciento de los participantes tenían dolores de cabeza tensionales, el 14 por ciento tenían migrañas, el 11 por ciento tenían migrañas en combinación con dolores de cabeza tensionales y el 17 por ciento tenían dolores de cabeza no clasificados.

Las personas con dolores de cabeza tensionales puntuaron su nivel de estrés, en promedio, en 52 de 100. Entre los que sufrían de migrañas, fue de 62 de 100, y el nivel de estrés fue de 59 de 100 entre los que sufrían de migrañas y dolores de cabeza tensionales.

El estrés en aumento se conectó claramente con un incremento en el número de dolores de cabeza al mes.

Entre los que tenían dolores de cabeza tensionales, un aumento de 10 puntos en la escala del estrés se asoció con un aumento del 6.3 por ciento en el número de dolores de cabeza, hallaron los investigadores. Entre los que sufrían de migrañas, el número aumentó en un 4.3 por ciento por un aumento de 10 puntos en el estrés, y entre los que tenían ambos tipos de dolor de cabeza, aumentó en un 4 por ciento.

Para asegurar que el estrés fuera el culpable, el equipo de Schramm descartó otros factores asociados con los dolores de cabeza, como el consumo de alcohol, el tabaquismo o el uso frecuente de fármacos para tratar los dolores de cabeza.

Un experto que no participó en el estudio dijo que confirma la creencia generalizada de que el estrés crónico es un desencadenante importante de todos los tipos de dolor de cabeza en personas tanto jóvenes como mayores.

"El dolor de cabeza crónico intratable representa un problema importante de salud pública que se asocia con una peor calidad de vida, además de una carga económica y social significativa", señaló el Dr. Souhel Najjar, director del Centro de Neurociencias del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

"Este hallazgo es importante y sugiere que identificar las fuentes de estrés crónico y utilizar estrategias dirigidas a la eliminación o la modificación del estrés, lo que incluye la meditación, ejercicios de respiración profunda y técnicas de relajación muscular, puede ser muy efectivo para reducir la frecuencia de todos los tipos de dolor de cabeza, sobre todo los tensionales", planteó Najjar.

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.