Log in

Consejos y Remedios

En el ejercicio, menos es más

Treinta minutos de ejercicio al día consiguen el mismo nivel de pérdida de peso que 60 minutos, según un nuevo estudio de tamaño reducido.

La investigación incluyó a 60 hombres daneses, con sobrepeso pero saludables, que hicieron ejercicio por 30 o 60 minutos al día mientras usaban un monitor de la tasa cardiaca y un contador de calorías. Las sesiones de entrenamiento estaban diseñadas para generar una sudoración ligera, pero se esperaba que los participantes aumentaran la intensidad y se esforzaran más tres veces por semana.

Los hombres que hacían 30 minutos de ejercicio al día perdieron en promedio 3.6 kilos (8 libras) en tres meses, frente a una pérdida promedio de 2.7 kilos (6 libras) entre los que hicieron ejercicio 60 minutos al día.

"Los participantes que hacían 30 minutos de ejercicio al día quemaron más calorías de las que debían en relación con el programa de entrenamiento que les asignamos", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Copenhague Mads Rosenkilde, estudiante doctoral del departamento de ciencias biomédicas de la universidad. "Podemos ver que hacer ejercicio durante una hora completa en lugar de media hora no provee ninguna pérdida adicional ni en el peso ni en la grasa corporal".

"Los hombres que hacían más ejercicio perdieron muy poco en relación con la energía que quemaron corriendo, montando bicicleta o remando", añadió Rosenkilde. "Treinta minutos de ejercicio concentrado da resultados iguales de buenos en la báscula".

Rosenkilde sugirió que los sorprendentes resultados podrían deberse al hecho de que hacer apenas 30 minutos de ejercicio dejaba a los participantes con el deseo y la energía de hacer más actividad física tras sus sesiones de ejercicio obligatorio.

El estudio aparece en la revista American Journal of Physiology.

El sol, un afrodisíaco natural

Tomando las precauciones adecuadas es recomendable sacarle partido a los beneficios que podemos recibir al tomar el sol.

La exposición moderada a los rayos solares ayuda a levantar el ánimo, a ahuyentar la tristeza y la apatía, mejora algunas afecciones de la epidermis y nutre nuestro organismo ayudando a un buen funcionamiento del sistema inmune.

¿Indigestión, males gástricos? Busca la causa aquí...

La llamada indigestión, no es más que la fermentación de los vegetales y la putrefacción de los alimentos de origen animal. Cada alimento genera enzimas específicas para su eventual asimilación, y al mezclar incorrectamente los alimentos, se produce una reacción caótica de los mecanismos enzimáticos.

Esta putrefacción y fermentación, tienen su origen en la sobrealimentación, erróneas combi­naciones de alimentos, comer bajo condiciones emocionales (ansiedad, temor, preocupaciones, trabajo excesivo, etc.), y físicas (dolor, fiebre, inflamación, fatiga, etc.) que re­tardan la digestión.

Desafortunadamente, muchos toman como normal la putrefacción y se acepta esta condición séptica general que reina en el colon, sin controlar las causas que producen y mantienen esta condición. Heces líquidas, duras y compac­tas, gases pútridos, colitis, hemo­rroides, sangre en las heces, diarreas, etc., son el resultado directo de esta putrefacción.

¿De qué sirve vigilar la cantidad de calo­rías que necesitamos diariamente, si los alimentos que estamos consumiendo se fermentan y se pudren en el tubo digestivo? El aporte de calorías que creemos le estamos dando a nuestro organismo, no es real, se corrompió. De igual forma pasa con las proteínas, no importa si estás consumiendo la proteína adecuada, si se pudre en el conducto gastrointestinal, no se convierte en aminoácido y no son aprovechadas por el organismo. ¿De qué vale consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales, si se van a descom­poner en el estómago y en el intestino? Además, los ácidos de las fermentaciones agrian y alteran la sangre y le restan minerales y calcio.

Los almidones y azúcares complejos, una vez digeri­dos, son transformados en azúcares simples que son sustancias nutritivas. Cuando los almidones y los azúcares se fermentan, se descomponen en dióxido de carbono, áci­do acético y alcohol que son sustancias tóxicas, con la única excepción del agua. Cuando se digieren las proteínas correctamente, se descomponen en aminoácidos, pero cuando se se putrifican, se descompo­nen en ptomaínas y leucomaínas, también tóxicas. Por su parte, los carbohidratos que fermentan en el sistema diges­tivo son transformados en alcohol y ácido acético y no en monosacáridos.

Resumiendo, cuando ocurre esta fermentación, el torrente sanguíneo recibe venenos como alcohol, ácido acético, ptomaínas, leucomaínas, sulfito de hidrógeno, en vez de los materiales nutritivos que debería como agua, aminoácidos, ácidos grasos, glicerol, mono-sacáridos, minerales y vitaminas. Para lograr una correcta nutrición, los alimentos deben ser digeridos y no podrirse, dentro del organismo.

Si eres de los que padecen indigestión y males gástricos con frecuencia, tienes definitivamente que prestar atención a tu estilo de vida y alimentación y aprender a combinar los alimentos.


Te recomendamos fórmula nutricional DETOX PLUS


 
 

Detox Plus te ayudará nutricionalmente a:

  • Desintoxicar de forma natural el hígado y el sistema digestivo en general.
  • Proteger y depurar el hígado y la vesícula, ayudando a eliminar toxinas,
  • Descargar y desinflamar el hígado y generar bilis.
  • Perder peso y fortalecer el sistema inmunológico.
  • Apoyar el plan médico de tratamiento de la hepatitis alcohólica, hígado graso no alcohólico, cirrosis y hepatitis viral.
  • Reducir los niveles de colesterol y la resistencia a la insulina en personas con diabetes tipo 2.
  • Combatir la anemia, fatiga, agotamiento y otros efectos del estrés, la ácidez estomacal y la falta de apetito.
  • Tiene propiedades antianémicas, antidiabéticas, hemostáticas y diuréticas.

 

 

 

Nutrición y masa muscular

Muchos resumen la dieta para crear músculo en mucha proteína y carbohidrato, ya que estos últimos son considerados combustible para los músculos, pero no es tan simple.

Los investigadores han encontrado la sinergia entre la nutrición y el ejercicio de resistencia, determinando que el momento cuando usted come, lo que come y cuánto come hacen una gran diferencia al momento de maximizar el entrenamiento de resistencia.

Las proteínas y los aminoácidos no sólo sirven como bloques de construcción para los tejidos y músculos, sino que ciertos aminoácidos también activan genes en sus músculos que los hacen crecer y crear proteínas, cuando circulan por su torrente sanguíneo.

También es necesario poner atención en la calidad y el tipo de carbohidratos.  La fuente hace la gran diferencia, los carbohidratos bajos en fibras glucémicas son los más recomendados.  Las nueces y las semillas como las almendras y las semillas chía contienen carbohidratos que están por debajo en el índice glucémico, y también son excelente fuente de proteína.

El mecanismo que crea la proteína en sus músculos también es parte de la vía de insulina, por lo que la fructosa se debe evitar, así como los granos y leche. La lactosa de la leche ha demostrado aumentar la resistencia a la insulina. Estos alimentos deben ser eemplazados con vegetales y grasas saludables, como yemas de huevo orgánico, aguacate, aceite de coco, y frutos secos como almendras y nueces.


Te recomendamos fórmula nutricional SEXWORLD


Suplemento 100% natural con ingredientes de probada eficacia para lo que andas buscando: sexo, salud y juventud.

SEXWORLD, rico en vitaminas, minerales, y aceites Omega, te ayudará nutricionalmente a:

• reequilibrar las hormonas

• rejuvenecer el sistema endocrino

• favorecer la función sexual

• aliviar los síntomas de la perimenopausia

• combatir la fatiga crónica y el cansancio adrenal

• reconstruir el tejido muscular y óseo

• aliviar los estados depresivos

• aliviar las molestias menstruales y los síntomas asociados.

• combatir la ansiedad, el insomnio, la falta de apetito, la irritabilidad

• combatir el sobrepeso y la obesidad

• retardar el envejecimiento

• ... y mucho más.

 

 

 

 

Los paseos cortos después de comer reducen la diabetes

Un estudio reciente muestra que las personas mayores con riesgo de contraer diabetes que dieron paseos de 15 minutos después de cada comida mejoraron su nivel de azúcar en sangre.

Los tres paseos después de comer funcionaron mejor para el control del nivel de glucemia que un paseo de 45 minutos por la mañana o al anochecer, afirmó la investigadora principal, Loretta DiPrieto, catedrática de la Facultad de Salud Pública y Servicios de Salud de la Universidad George Washington en Washington D.C.

"Y lo que es más importante, el paseo después de comer fue mucho mejor que las otras dos recetas de ejercicio a la hora de reducir el nivel de glucosa después de cenar", añadió DiPrieto.

El periodo después de la cena es un momento especialmente vulnerable para las personas mayores con riesgo de diabetes, indicó DiPrieto. La producción de insulina se reduce, y podrían acostarse con un nivel de glucosa en sangre muy alto, lo que aumenta sus probabilidades de contraer diabetes.

Aproximadamente 79 millones de estadounidenses están en riesgo de diabetes tipo 2, en la que el cuerpo no crea la suficiente insulina o no la usa de manera eficiente. Tener sobrepeso y llevar un estilo de vida sedentario aumentan el riesgo. La nueva investigación de DiPrieto, aunque se probó solo en 10 personas, sugiere que los paseos cortos pueden reducir ese riesgo si se producen en el momento adecuado.

"Este es uno de los primeros estudios que realmente abordan la importancia del momento en que se realiza ejercicio con respecto al beneficio en el control del azúcar en sangre", señaló. En el estudio, los paseos empezaron media hora después de terminar cada comida.

La investigación fue publicada en la revista Diabetes Care.

Para llevar a cabo el estudio, DiPrieto y colegas pidieron a 10 personas mayores, con un promedio de 70 años de edad, que realizaran tres rutinas de ejercicio diferentes con una separación entre ellas de cuatro semanas. Al principio del estudio, los hombres y mujeres tenían en ayunas un nivel de azúcar en sangre de entre 105 y 125 miligramos por decilitro. Un nivel de glucosa en sangre de 70 a 100 en ayunas se considera normal, según los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

Los hombres y mujeres permanecieron en el centro donde se realizó la investigación y se les supervisó de cerca. Se monitorizó su nivel de glucemia durante las 48 horas.

El primer día, los hombres y las mujeres no hicieron ejercicio. El segundo día sí lo hicieron, y se comparó el nivel de glucemia con el del primer día.

Los hombres y mujeres fueron clasificados como obesos, en promedio, con un índice de masa corporal (IMC) de 30. Los hombres y mujeres anduvieron en una cinta a una velocidad de unas 3 millas (4.8 KM) por hora (una milla cada 20 minutos, que DiPrieto describió como la forma más lenta dentro de una velocidad moderada).

Los paseos después de las comidas fueron los que más redujeron el nivel de glucosa durante las 24 horas al comparar el día sedentario con el día de ejercicio.

Un paseo de 45 minutos por la mañana fue lo segundo que funcionó mejor.

Caminar después de la cena fue mucho mejor para la reducción del nivel de glucosa en sangre que hacerlo por la mañana o la tarde, descubrió DiPrieto.

Empezar a caminar media hora después de las comidas permite hacer primero la digestión, afirmó DiPrieto. Tras esa media hora, afirmó, "la glucosa empieza a inundar la sangre. Se usan los músculos activos a fin de ayudar a eliminar la glucosa del torrente sanguíneo". El ejercicio "ayuda a un páncreas perezoso a que haga su trabajo, que consiste en secretar insulina para eliminar la glucosa", explicó

El ejercicio más corto y más frecuente podría también sonar más factible a las personas mayores con un estilo de vida sedentario, añadió. "Comprometerse a hacer esto con alguien sería lo mejor", señaló DiPrieto. "Se puede combinar con cosas como sacar a pasear al perro o ir a hacer los recados".

Los hallazgos tienen sentido desde un punto de vista fisiológico, afirmó el Dr. Stephen Ross, médico adjunto en el Centro Médico de la UCLA en Santa Mónica, California.

"Si hace ejercicio justo después de haber comido, eso hará que se reduzca el nivel de azúcar en la sangre debido a que más glucosa irá a los músculos para ayudarles con su metabolismo", explicó.

Los paseos cortos, dijo Ross, podrían también ayudar a una persona a programarlos mejor.

DiPietro advirtió, sin embargo, de que "hay que hacerlo todos los días" para obtener un beneficio. No es una receta para ponerse en forma físicamente, sino simplemente para reducir el riesgo de diabetes, añadió.

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., el Instituto Nacional del Envejecimiento de EE. UU. y el Centro de Investigación sobre la Nutrición Humana Beltsville del Departamento de Agricultura de EE. UU.

Dile adiós a hongos, bacterias, parásitos... ¡Depura tu organismo de forma natural y segura!

¿Crees que no tienes hongos y parásitos? Todos tenemos aunque nos desagrade pensar en ello; son una plaga oculta que nos enferma y envejece; son una epidemia silenciosa.

Los parásitos infectan a más de 2 billones de personas en todo el mundo; y muy por el contrario de lo que pensamos, no son un problema del tercer mundo. Por nuestra sangre circulan trillones de patógenos hostiles y sus mutaciones, los cuáles se distribuyen hacia todos los órganos y tejidos del cuerpo. El 50% de las autopsias de cadáveres que se realizan en Estados Unidos, detectan la presencia de parásitos.