Log in

Información al Consumidor

¿Es la mantequilla tan mala para su salud?

Este titular podría contradecir décadas de recomendaciones sobre la cantidad de grasas que deberíamos consumir. Entonces, ¿a quién debemos creerle y qué postura adoptar?

Decir que las grasas saturadas son malas o que la mantequilla debe regresar a nuestras mesas no es tan simple, es una cuestión de matices. Estudios han comprobado que las grasas saturadas no son tan villanas como habíamos pensado

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es que sólo se deberían consumir máximo un 10% de calorías provenientes de grasas saturadas.

Tenemos como argumento, que este tipo de grasas eleva el colesterol malo en la sangre, pero también aumenta el bueno. El colesterol malo se incrusta en las arterias y puede llegar a provocar ataques cardíacos y derrame cerebral.

Para muchas personas, la grasa tiene connotaciones negativas sobre la salud. Incluso hace años, llegó a pensarse que no cumplía ninguna función en el organismo. Sin embargo, la grasa es un nutriente esencial e imprescindible para la vida. Las grasas contribuyen a satisfacer las demandas de energía, de ácidos grasos esenciales y de vitaminas liposolubles, además de sus funciones estructurales y reguladoras que las sitúan como uno de los principios más importantes de la alimentación humana. Entre estas funciones reguladoras destacan su participación como precursoras en la síntesis de diferentes hormonas, su intervención en el metabolismo del colesterol , en el transporte de las vitaminas liposolubles y su absorción en el intestino

Por otro lado, hay una gran cantidad de evidencia de que no todas las grasas saturadas son malas y que otras pueden ser beneficiosas. Un ácido graso saturado está constituido por una serie de átomos de carbono en cadena y la longitud de la cadena varía, desde 4 hasta 24 carbonos. Los ácidos grasos saturados con cadenas de carbonos pares vienen directamente de las grasas y de un alto consumo de carbohidratos refinados y alcohol. Las cadenas impares vienen del consumo directo de grasas. Altos niveles (de 16 y 18 carbonos) de ácidos grasos saturados en la sangre elevan el riesgo de ataques cardíacos; niveles de 15 ó 17, tienen un riesgo menor, y lo mismo aplica para el caso de la diabetes. Estos resultados nos ayudan a comprener por qué algunos tipos de grasas ayudan a reducir el riesgo de diabetes y de ataques cardíacos, contrario a lo que se esperaba.

Hay que tener en cuenta que los carbohidratos, sobre todo los carbohidratos refinados, como el pan blanco, son tan perjudiciales a la salud como las grasas saturadas. Sólo cuando se reemplazan por grasas poliinsaturadas como las omega 3 y 6, es que se obtiene una reducción significativa de ataques cardíacos.

¿Puede entonces la mantequilla volver a nuestras mesas?

Existe un fuerte vínculo entre la mantequilla y la grasa saturada y el colesterol malo, aunque la mantequilla y otros alimentos ricos en grasas saturadas pueden ser incluidos en una dieta saludable. Se requieren de más estudios específicos sobre los distintos tipos de grasas saturadas, y especialmente la mantequilla.

No hay evidencia clara detrás de las recomendaciones de eliminar las grasas saturadas de la dieta, pero es demasiado pronto para decir categóricamente que podemos consumirla libremente sin riesgo.

  • Visto: 1618

Bicarbonato y vinagre para el cabello, una moda riesgosa

La frase "no poo", se inclina a una tendencia ecológica que está de moda, pero que no necesariamente es la mejor alternativa, ni la más saludable. "No poo", un juego de palabras, entre shampoo y poo que significa "caca", es una alternativa que apoya el uso de bicarbonato, vinagre, miel, aceites esenciales o el uso exclusivo de agua, en vez de champú tradicional.

Sustituir el champú por bicarbonato y vinagre, con la creencia de que obtendrá un cabello radiante y eliminará los riesgos derivados del de productos manufacturados, es una moda riesgosa.

  • Visto: 4279

No te hagas propósitos de año nuevo inalcanzables

Tendrá más probabilidades de mantener sus propósitos de año nuevo si se propone objetivos realistas y asequibles, sugiere un experto.

Muchas personas intentan hacer demasiadas cosas con demasiada rapidez y se proponen objetivos inalcanzables, lo que simplemente les lleva a no conseguirlos, según Luis Manzo, director ejecutivo de bienestar y evaluación estudiantiles en la Universidad de St. John's de Nueva York.

"No tiene sentido hacer el propósito de levantarse cada mañana a las 5 a.m. y correr cinco millas si sabe que no es una persona que se levanta con facilidad por las mañanas y si nunca ha corrido más de una milla. Tal objetivo simplemente le desmoralizará en el momento en que no sea capaz de atenerse a él", señaló en un comunicado de prensa de la universidad.

"En lugar de eso, use sus fortalezas y fíjese objetivos que usted pueda alcanzar y que le vayan bien", sugirió Manzo. "Quizá un objetivo más realista sea correr después de trabajar durante 20 minutos dos días entre semana y una vez durante 25 minutos el fin de semana. Empiece por algo pequeño, construya su confianza y su motivación se disparará".

Ofreció algunas sugerencias más para ayudarle a seguir intentando alcanzar sus propósitos, como por ejemplo:

  • Establezca una hora cada día para trabajar en sus objetivos. Por ejemplo, si quiere hacer ejercicio, escríbalo en su calendario. Asegúrese de tener en cuenta el tiempo que necesita para ir al gimnasio, ducharse y vestirse.
  • Haga que su propósito forme parte de su rutina. Cuanto más haga esto, más fácil será conseguir su objetivo. Por ejemplo, si usted quiere conectar más con la familiares y amigos, cree el hábito de llamarles una noche en concreto de la semana.
  • Escriba sus objetivos y coméntelos en público. Esto le hará más responsable.
  • Rodéese de personas que apoyen los objetivos que se ha propuesto. O puede proponer objetivos junto con un amigo para que se animen mutuamente. Por ejemplo, si usted planea escribir un libro, hable con un amigo que tenga el mismo objetivo y una vez a la semana compartan sus progresos y realicen comentarios sobre el trabajo del otro.
  • Visto: 5750

¿Cuánto deben pesar las mochilas escolares?

Los expertos aconsejan que el peso de las mochilas escolares de ajuste a las características físicas del alumnado para evitar la aparición de lesiones musculares por la sobrecarga que pueden derivar en patologías degenerativas o crónicas en edad adulta.

  • Visto: 11206

Algunos calmantes podría causar impotencia sexual

Nuevas investigaciones sugieren que medicamentos para el dolor, como la aspirina, el ibuprofeno y el paracetamol, podrían causar disfunción eréctil en los hombres cuando se toman frecuentemente. 

El estudio arrojó que aquellos hombres que tomaban estas medicinas cinco veces por semana o más, presentaban más problemas sexuales.

  • Visto: 4322

Atención con los analgésicos

Los analgésicos que tan fácilmente muchas personas consumen para aliviar ciertos padecimientos, sin prescripción médica, al igual que cualquier otro grupo de fármacos tiene sus efectos secundarios y contraindicaciones.

Este grupo de fármacos se utiliza para disminuir la inflamación, bajar la fiebre, y aliviar el dolor en huesos, articulaciones, músculos y órganos.

 

Los más comunes dentro de este grupo son el ácido acetilsalicílico, el paracetamol, el ibuprofeno y el naproxeno. Algunos de los más fuertes incluyen químicos procedentes del opio, como la morfina y codeína.

 

Repasemos sus efectos secundarios.

 

El paracetamol, el ibuprofeno, el ácido acetilsalicílico y el naproxeno alteran el equilibrio de los ácidos digestivos, con lo cual favorecen la irritación de las mucosas y la aparición de diversos trastornos digestivos:

 

·Náuseas y vómitos

·Diarreas

·Ardor y reflujo

·Estreñimiento

·Dolor abdominal

·Hemorragias intestinales

·Falta de apetito

·Erupciones en la piel

·Mala coagulación

 

En cuanto a aquellos derivados del opio, los cuales disminuyen la actividad neuronal, pueden provocar:

·Adicción

·Nerviosismo y ansiedad cuando se suspende su uso

·Estreñimiento, principalmente la codeína

 

Los analgésicos también tienen sus contraindicaciones:

  • Personas con comportamiento adictivo. Quienes fuman o beben mucho alcohol, deben ser evaluados antes de utilizar medicamentos con morfina o codeína.
  • Embarazadas y durante la lactancia. Estas sustancias atraviesan la placenta y llegan al feto, por lo que pueden afectar su crecimiento, y es muy probable que lleguen a la leche materna y, por tanto, al bebé lactante.
  • Enfermedades virales. El ácido acetilsalicílico no debe ser usado en menores de 15 años que padezcan varicela, rubéola, influenza y otras enfermedades virales, pues correrían el riesgo de contraer el síndrome de Reye, que afecta al hígado y cerebro.
  • Pacientes de gastritis y úlcera gástrica. Los analgésicos empeoran estos padecimientos.
  • Pacientes hepáticos. Altas dosis o el uso prolongado de algunos analgésicos, como el ibuprofeno y el paracetamol, pueden provocar problemas en el hígado. Quienes ya padecen enfermedades relacionadas con el hígado deben evitarlos.
  • Pacientes con problemas de coagulación o que se vayan a someter a cirugía deben consultar a su médico si pueden consumir ácido acetilsalicílico.

A todo esto hay que añadir, que es muy importante no combinar fármacos sin antes consultarlo con su médico, y estar siempre atentos a cualquier reacción secundaria, la cual se debe notificar de inmediato a un especialista, para evitar complicaciones mayores.

  • Visto: 4360