Log in

De regreso a clases: dolores de espalda, mala visión y piojos

El comienzo del curso escolar, además de los conflictos emocionales que supone para ciertos niños,  trae consigo nuevamente a los más pequeños, los dolores de espalda, problemas en los ojos y los pies y la aparición de los piojos.

Uno de los problemas que más afecta a los niños es el excesivo peso de los libros en las mochilas. En este sentido se debeen adoptar las siguientes precauciones:

- El peso de la mochila no debe sobrepasar un 15% del peso del niño.

- Situar la mochila por encima de la cintura.

- El niño debe llevar siempre las dos asas en los hombros y no solo en uno para evitar una sobrecarga muscular.

- Hay que colocar las cosas que más pesan en la parte baja de la mochila y en la parte que se apoya en la espalda.

- Es recomendable que las mochilas no tengan demasiados compartimentos.

- Conviene que el niño haga ejercicio para reforzar y desarrollar su musculatura.

Los casos de piojos, en los últimos años, han tenido un notable aumento en centros escolares, sin motivo aparente. Este incremento pudiera deberse a que en el tratamiento a veces solo se quitan las piojos, y  no se quitan las liendres, los huevos, aumentando el contagio de un niño a otro. El tratamiento requiere mucha paciencia, para lograr desparasitar bien al niño y que no vuelvan a aparecer.

Otro de los problemas que aparecen con la vuelta a clases, son los problemas de visión. Para detectar estas patologías se deben realizar revisiones oculares, especialmente en aquellos que tienen antecedentes familiares. Además, son necesarias las revisiones periódicas en niños con diotrías, atisgmatismo o miopía.

Elegir un buen calzado para los niños es también determinante. El zapato del niño debe ser cómodo y flexible, ya que los zapatos demasiado rígidos le van a obligar a la realización de movimientos rígidos que impiden el correcto desarrollo del pie.

Recuerde que la alimentación es clave en esta etapa. La mejor manera de saber si tu hijo está bien alimentado es observar su ritmo de crecimiento, aumento de peso y si se mantiene enérgico. Recuerde que una alimentación deficiente en la infancia deja huellas irreversibles. El crecimiento y desarrollo defectuosos provocarán baja estatura, altos riesgos de enfermedad y bajo desempeño escolar.

Una alimentación correcta desde la infancia los protegerá durante su vida adulta.

Subscribe to this RSS feed